• Regístrate
Estás leyendo: Martha Erika candidata: ¿qué significa para las mujeres?
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 20:47 Hoy

Martha Erika candidata: ¿qué significa para las mujeres?

Publicidad
Publicidad

Este miércoles 24, fuimos testigos de un hecho que marca la historia del panismo en Puebla. De hecho, marca la historia política de la mujer en Puebla, porque hasta este momento, las candidaturas de mujeres a la gubernatura se pudieron considerar simulaciones que respondieron a agendas políticas fallidas. Este miércoles, se registró Martha Erika Alonso y se vislumbra una interesante carrera hacia Casa Puebla.

Primero, planteó el reto obvio que esto implica: desde meses antes, la presencia de Martha Erika necesitó de detractores que atinaran a apuntar que sus aspiraciones corresponden a la necesidad de continuidad de "su esposo". Porque, para estas personas, estar casada con alguien en el poder implica perder toda vena social o política, y piden que se extirpen todas las aspiraciones que no se ajusten al rol de consorte. Les molesta que "la ex primera dama" compita, porque ser mujer y esposa se contraponen a ser líder y gobernante. Nada más falso y peyorativo.

Este nerviosismo de los detractores de Martha Erika es el espejo de una clase política alcanforada que no puede imaginar que una mujer que ha estado toda su vida cerca de la toma de decisiones pueda tener ambiciones legítimas de tomar sus propias decisiones. Pero quienes han estado cerca de Martha Erika, podrán asegurar que se trata de una mujer con valor y luz propia, con fortaleza de carácter y talento para negociar. Que sea esposa de un ex gobernador solo muestra un lado de lo que Martha Erika representa. Eso representa un riesgo para muchos: una mujer que puede tomar decisiones por ella misma les parece peligrosa.

Pero para las mujeres que hemos tratado de romper ese temido "techo de cristal", representa un parteaguas en cómo se establecerán relaciones entre géneros en las posiciones de poder, de ahora en adelante. Detrás de Martha Erika Alonso, viene una ola de mujeres fuertes, decididas, determinadas, a hacer una grieta en la política del estado. Esto representa una bocanada de aire fresco para muchas políticas y servidoras públicas, panistas o priistas, perredistas o del color y bancada que sea. Se vislumbra esperanza, una luz después de un túnel muy largo que nos ha mantenido en las sombras o detrás de cámaras. Es tiempo de las mujeres.

El destino o mejor dicho, los votantes de Puebla ahora tendrán la última palabra.

Los contrincantes ahora se enfrentan a alguien que se sale del molde de la política de cargada. Sí, Martha Erika tiene mucho capital político, pero no se encasilla en las mujeres que dicen lo que es esperado o hacen lo que se les indica. Está abriendo caminos para todas estas también.

mariela.soro@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.