• Regístrate
Estás leyendo: El panorama de las mujeres y nuestra agenda
Comparte esta noticia

Mujeres con propósito

El panorama de las mujeres y nuestra agenda

Mariela Solís

Publicidad
Publicidad

De acuerdo a una encuesta publicada en un medio de circulación nacional, la “esperanza” es uno de los sentimientos predominantes en el ánimo social respecto del nuevo sexenio. Esto presupone un ambiente positivo, desde el punto de vista de la ciudadanía, pero también implica un mensaje importante: los ciudadanos tenemos altas expectativas respecto al cambio de gobierno federal.

Dentro de los resultados de esta consulta, también predomina el demográfico entre el que este sentimiento de esperanza-expectativas es más visible: los jóvenes con mayor nivel educativo. Para nuestra generación, los cambios de la llamada “transformación” son prioritarios. La seguridad y el trabajo son dos de los aspectos más preocupantes y esperamos ver resultados en el primer año de gobierno.

Si esto será posible o no, o si existe la capacidad e intención política y administrativa para realizar estos cambios en tan corto tiempo, dependerá de quienes a partir de diciembre tomarán las riendas de la toma de decisiones en México; sin embargo, dentro del discurso mediático y político se han presentado puntos que para la administración que ingresa son relevantes. En “concreto” 50 puntos. La mayoría de ellos hablan de una reestructuración administrativa, financiera y política que permitirá, por un lado y de acuerdo a su propuesta, acabar con la corrupción y, por otro, hacerse de los recursos suficientes para la aplicación de políticas de infraestructura, educativas y económicas durante el próximo sexenio.

No obstante, algo que también debe ser un discurso y una agenda transversal en estas propuestas es, sin duda, la perspectiva de género.

Más allá de la “agenda”: igualdad, equidad, vida libre de violencia, derechos reproductivos y otros temas, los programas generales deberían tener perspectiva de género. Me explico: una de las propuestas más controversiales y discutidas en la agenda pública es la reingeniería de la administración pública federal. Entre una de las propuestas destaca que se despedirá al 70% de los empleados de confianza y que se ampliarán los horarios laborales a una semana de lunes a sábado, así como la reducción de salarios de altos funcionarios y mandos medios. Pues bien, desde el punto de vista de género, esto deja en clara desventaja a muchas burócratas.

Por un lado, está bien que se eliminen privilegios que provocan muchos recursos en cúpulas. Eso sería poco productivo discutirlo. No obstante, las semanas laborales de seis días afectarán desproporcionadamente a las mujeres que trabajan en la administración pública, en el “ya de por sí- inequitativo ambiente laboral mexicano. Las mujeres tienden a trabajar más y ganar menos, aún por afuera de lo reportado o de lo normado. Además, la carga de trabajo adicional que se pretende imponer, impactará de lleno en la dinámica familiar de las burócratas que además son madres de familia, proveedoras del hogar o cuidadoras de sus padres, por ejemplo.

Esto quiere decir que, por una parte, se quiere castigar el trabajo público, sin considerar que las personas no dejan de ser parte de la fuerza productiva y económica del país. Haciendo una distinción entre los empleados de la iniciativa privada y los trabajadores del sector público. Y aunque el argumento de “buscar empleo en la iniciativa privada si las condiciones no les parecen” suena atractivo, el sector privado no está mejor. Recordemos que México es de los países de la OCDE que más horas trabaja y con menores salarios; y que las mujeres en promedio ganan 34% menos que los hombres por el mismo trabajo. Esta inequidad hará aún más complicado para las mujeres la posibilidad de acceder a mejores puestos, de mayor decisión, con mejores prestaciones.

¿La popularidad de la propuesta realmente vale el costo social y de género que impondrá a las mujeres mexicanas?

Se los dejo de tarea.

mariela.soro@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.