• Regístrate
Estás leyendo: ¿Cuánto tiempo es suficiente tiempo?
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 11:32 Hoy

Mujeres con propósito

¿Cuánto tiempo es suficiente tiempo?

Mariela Solís

Publicidad
Publicidad

Nunca tenemos tiempo. Porque el tiempo, y yo creo que el salario, es un valor que se mide en relación a quien lo usa y de acuerdo a ciertas particularidades del contexto de este usuario. El tiempo que tardamos en llegar a nuestro trabajo por la mañana puede no ser el mismo al terminar. El tiempo que pasamos con alguien que amamos no es el mismo al que esa persona percibe. Entonces “suficiente tiempo” es un concepto flexible.

¿Cuánto tiempo tenemos para aprender, madurar y tener éxito? Muchos artículos hablan de estos parámetros. “Las mujeres prefieren emprender después de los 40”, “Conoce la historia de Pedro, quien amasó su primer millón a los 16 años”. Existen estudios que se enfocan a medir el tiempo, su relación con las personas y las situaciones. Esto nos causa una ansiedad impresionante.

Para las mujeres, sobre todo, el tiempo tiene un componente familiar y social importante. La edad a la que “debemos” tener hijos, viajar, vestirnos con ciertas prendas, comprar una casa o un auto. El tiempo que debemos tomarnos antes de decidir aceptar una cita, hacernos novios, casarnos. El tiempo en que debemos de dejar de lactar, dejar dormir a nuestros hijos en nuestra cama... existen muchas condicionantes de tiempo que nos empujan a tomar decisiones improvisadas, apresuradas, estresadas, presionadas. Lo irónico es que, mientras más pasa el tiempo, nos damos cuenta de lo ridículas que son estas convenciones y de lo erradas que estábamos cuando hicimos tal o cual cosa.

¿Cuánto tiempo dejamos pasar perdiéndolo? Hace unos meses conocí a una mujer con un problema familiar. En cierto momento conoció a un hombre que empezó a pretenderla y ella no sabía si “era el tiempo adecuado para meterse en una relación”, considerando que debía poner atención a sanar los problemas familiares. Le pregunté: “¿Cuánto tiempo vas a tomar en terapia o en consejería?”. Ella se sorprendió un poquito y me dijo “el necesario, así tome toda la vida”. Ahora la sorprendida fui yo, porque enfrente tenía a una mujer dispuesta a privarse de experiencias para ver -sin certeza- si podía trabajar en temas personales de años atrás.

¿De qué o de quién nos estamos privando en este momento? ¿Cuánto tiempo vamos a hacerlo?

En alguna ocasión, durante la adolescencia, presenté mucho miedo a las tormentas. Al hablar con un especialista, al que acudí por esta razón, me hizo esta pregunta: “¿Cuánto necesitas trabajar en ese miedo? ¿Eres geóloga o meteoróloga? ¿Vives en algún lugar donde las tormentas sean comunes?” No respondí, pero él lo hizo por mí: “Podemos trabajar en este miedo, pero solo un rato. Pon una fecha y trabajemos en él. Pero después de ese día, si todavía no se te ha pasado el miedo a las tormentas, ya no podemos hacer más. Debemos avanzar”.

Debemos. No merecemos evitar la vida, las experiencias, el éxito, el amor y las tormentas. Venimos al mundo a ser felices, bajo las dificultades y contextos que cada quien conocerá a lo largo de la misma. Pero lo que no tenemos es el lujo de perdernos de la vida por falta de tiempo.

Nos leemos la siguiente semana.

mariela.soro@gmail.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.