• Regístrate
Estás leyendo: Sentir propios los espacios públicos
Comparte esta noticia

Cartel de espejos

Sentir propios los espacios públicos

María Isabel Saldaña

Publicidad
Publicidad

Cuando algo es tuyo lo cuidas. Los señores Harold y Lou Pape dueños de la siderúrgica Altos Hornos por décadas, fueron muy generosos con la tierra que los acogió: Monclova. 

 
Harold americano contrajo nupcias con Lou de nacionalidad francesa. Llegaron a Monclova en los cuarenta. Su amor por esa ciudad se tradujo en una filantropía fuera de serie, construyeron el Museo Pape, varias escuelas, dieron miles de becas a jóvenes; su hija Amparo continuaría con el legado de sus padres al crear la Biblioteca Pape y los parques Xochipilli 1 y Xochipilli II que cuentan con 48 hectáreas de áreas verdes, con instalaciones deportivas, juegos infantiles, un lago artificial y un teatro al aire libre. 


Imagínese el privilegio de contar con un parque así cerca del centro de la ciudad donde el clima es verdaderamente caliente la mayoría del año. 

 
Los ciudadanos se sienten orgullosos, cuidan el parque porque es suyo, es de la ciudad; si usted lo visita no ve un papel o basura tirada, todo limpio y en orden. 

 
Los monclovenses le decían al señor Harold, “Mr. Papi” y de verdad sienten agradecimiento por esta pareja tan generosa que supo retribuir a su región mucho de lo mucho que logró en sus empresas. Por años me he dedicado a la historia y se como la rueda de la fortuna de las grandes empresas da vueltas, sin embargo un legado como lo dejaron los Pape continuará por siempre por el amor de la gente a este patrimonio que donaron y que ayudó a edificar una sociedad mejor. 

 
Con toda la proporción guardada en Torreón lo que tenemos lo debemos de cuidar, me refiero a nuestros espacios públicos: nuestros parques y jardines, nuestros museos, nuestras calles, nuestro centro; nos corresponde ser una ciudadanía vigilante con éstos espacios, con la gente que trabaja en ellos para que hagan su labor de una manera eficiente y que los usuarios que hacemos uso de ellos lo hagamos con responsabilidad, es decir cuidar el patrimonio de nuestra ciudad. Sí estas en un parque o en un edificio público y una persona tira un papel o lleva a sus perros a lugares prohibidos tenemos el deber de reprender esa acción, igualmente si la gente que trabaja en esos lugares no hace su trabajo lo debemos de señalar. Estas pequeñas acciones lograrán que nuestros espacios sean más limpios y agradables en beneficio de toda la comunidad. 

 
Uno de los pendientes que tiene Torreón es tener una biblioteca pública de gran calibre como la merece nuestra ciudad. Sería increíble que un empresario o que varios se juntaran para donar a la ciudad una república de los libros que sin duda ayudaría a cambiar mentalidades logrando una sociedad mejor y perpetuaría el nombre de los filántropos que hicieran este proyecto. Se queda en tina la propuesta. 



mary_saldana2002@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.