• Regístrate
Estás leyendo: La Cocina y los bárbaros del Norte
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 18:44 Hoy

Cartel de espejos

La Cocina y los bárbaros del Norte

María Isabel Saldaña

Publicidad
Publicidad

Nuestra cocina y el carácter de los habitantes del Norte está determinado por su geografía y en el caso particular de los laguneros por el desierto con su sol abrasador, la poca agua, las altas temperaturas en verano e inviernos muy fríos; estas circunstancias forjaron el modo de ser de sus habitantes. Los norteños se acostumbraron que las cosas se tenían que hacer bien, a tiempo y a llamarlas por su nombre, “al pan, pan y al vino, vino”, no había lugar para hacer rodeos en el lenguaje o decir una cosa por otra, quizá tampoco usaban mucha diplomacia.

Mucho se ha dicho de los “bárbaros del Norte”, tanto que esta frase se ha convertido en un lugar común; tres de estos “bárbaros” pertenecieron Ateneo de la Juventud: Alfonso Reyes de Monterrey, Nuevo León, Julio Torri de Saltillo, Coahuila, Martín Luis Guzmán de Chihuahua, los tres grandes figuras literarias que dejaron su impronta en nuestro país.

Alfonso Reyes tenía interés en las artes culinarias, él conocía la importancia de que una buena comida fuera acompañada de un buen vino; en su libro de Cocina y Bodega lo refiere; otro chihuahuense que también hace su aporte a nuestra cocina del Norte es José Fuentes Mares con Nueva guía para descarriados y el historiador Jesús Vargas Valdés también chihuahuense hace un rescate de la gastronomía de esa región con su libro: Cocina Regional de Chihuahua.

José Vasconcelos miembro también del Ateneo, oaxaqueño que vivió su infancia en Piedras Negras, Coahuila acuñó una frase que también se ha vuelto referencia. "Nos echamos otra vez al camino. Entramos una tarde al valle de Tolimán... Tolimán bello nombre y panorama triste; allí nos hospedó la maestra: mató pollos y los sirvió guisados en buena salsa. Nos sentimos en tierra civilizada. Donde termina el guiso y empieza a comerse la carne asada, comienza la barbarie ("Cadereyta nos aplaude" en La tormenta). La cita me la envío mi amiga Lucrecia Solano que tuvo a bien presentar mi libro de “Recuerdos y Sabores de la Comarca Lagunera” en Monterrey.

La geografía definió nuestra cocina regional, somos de “tierra adentro”; de carne asada, de cabrito; también producimos buenos vinos como los de la Casa Madero que fue la primera vitivinícola de América y nos sentimos orgullosos de nuestros “barbaros” que formaron el Ateneo de la Juventud y cambiaron el mundo intelectual de México.


mary_saldana2002@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.