• Regístrate
Estás leyendo: Un mundo sin pobreza, ideal del Banco Mundial
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 16:52 Hoy

Columna de María Doris Hernández Ochoa

Un mundo sin pobreza, ideal del Banco Mundial

María Doris Hernández Ochoa

Publicidad
Publicidad

La misión del Grupo Banco Mundial es que en el mundo no exista la pobreza, y para ello trabaja desde hace más de tres décadas. El objetivo está colocado en una losa en la sede de este organismo, en Washington. Este cometido orienta todos los estudios analíticos, las operaciones y las actividades de convocatoria en más de 145 países clientes, y se ve reforzado por los objetivos de poner fin a la pobreza extrema en el curso de una generación y promover la prosperidad compartida de manera sostenible en todo el mundo. Los avances logrados en la reducción de la pobreza han sido notables en las últimas décadas. El mundo cumplió la meta del primer objetivo de desarrollo del milenio (ODM) de disminuir a la mitad para 2015 la tasa de pobreza registrada en 1990, lográndolo en 2010, cinco años antes del plazo previsto. Pero pese a los avances en la reducción de la pobreza, la cantidad de personas que viven en condiciones de pobreza extrema en el mundo sigue siendo inaceptablemente alta. Además, si se tienen en cuenta los pronósticos del crecimiento mundial, el ritmo de reducción de la pobreza tal vez no sea suficientemente rápido para alcanzar la meta de poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030. ¿Cómo sobrevive el 10% de la población del mundo con menos de dos dólares diarios? Obviamente, en condiciones infrahumanas, aunque se haya reducido dos puntos desde 1990. Si bien las tasas de pobreza han disminuido en todas las regiones, los avances no han sido uniformes: por ejemplo, en Asia la reducción de la pobreza extrema tiene 71 millones menos en China e Indonesia; en la India se eliminaron 37 millones de personas en ese nivel. Sin embargo, la mitad de la población extremadamente pobre vive en África al sur del Sahara. La cantidad de pobres en esta región solo disminuyó en 4 millones, por lo que en 2013 había 389 millones de personas que vivían con menos de USD 1,90 al día, cifra superior a la de todas las demás regiones en conjunto. En México, la pobreza extrema sigue siendo un grave problema, al cual se va a enfrentar el nuevo gobierno de México. Los programas sociales han sido solamente un paliativo porque atiende parcialmente el aspecto de la necesidad inmediata, pero todavía no refuerza programas que provoquen autosuficiencia, sobre todo, alimentaria. El acceso a buena educación, atención de salud, electricidad, agua salubre y otros servicios fundamentales sigue estando fuera del alcance de muchas personas, a menudo por razones socioeconómicas, geográficas, étnicas y de género. Aquí está el reto más fuerte del ahora Presidente electo; prometió no fallar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.