• Regístrate
Estás leyendo: Necesario el equilibrio salarial en la burocracia
Comparte esta noticia

Columna de María Doris Hernández Ochoa

Necesario el equilibrio salarial en la burocracia

María Doris Hernández Ochoa

Publicidad
Publicidad

Los sueldos en la burocracia normalmente han sido dispares, contrastantes y a veces contradictorios. Los “de arriba” ganan mucho y “los de abajo”, poco.
No ha existido un procedimiento técnico para fijar con equidad los sueldos que deben ganar los empleados al servicio del estado; y claro que existe: se llama valuación de puestos, que se enseña en las clases de administración de personal.
Se mide la carga de trabajo que requiere el desempeño de un puesto, la habilidad, experiencia, nivel de responsabilidad y antecedentes académicos que se exigen evitando la máxima discrepancia respecto al sueldo.
En general, en México se fija el sueldo soslayando el peso específico del requerimiento, acudiendo más bien al mercado laboral: mucha oferta de empleados disponibles que influye en el monto a pagar. Es la razón del por qué en ciudades con abundantes egresados y profesionales de cada ramo, el gobierno contrata a quien se conforme con lo menos posible, y de esa manera el empleado vivirá en los márgenes del segmento medio bajo y la pobreza.
La disparidad salarial en la burocracia mexicana es uno de esos tantos temas que desde hace años sabemos que existen, pero al que nunca se le ha puesto profesional atención. Hoy, parece el tema nodal de la actual transición mexicana.
Al parecer, la agenda de austeridad que anuncia el Presidente electo, encontró su punto de referencia en cuanto se conoció la cantidad mensual que percibirá el futuro titular: poco más de cien mil pesos… y de allí, sueldos para abajo.
Sin embargo, los que han estado con un sueldo inferior, el proyecto es que aumente, para reducir la discrepancia a que nos referimos, lo cual aliente a los miles de burócratas y empleados medios al servicio de la Federación, que presienten que finalmente una moderna revolución… les hará justicia.
Ante el anuncio del Presidente electo de esta política salarial, ha habido pocos comentarios y casi ninguna protesta de “los de arriba”, pero en cuanto se empiece a aplicar surgirá una fuerte inconformidad porque, ¿cuál será el nivel de vida de quien ganará la mitad o menos de lo que ahora?
Por el momento, no se ha desatado una oposición muy fuerte dentro de la clase política a la intención del futuro mandatario de que esa cantidad sea el tope salarial para todo servidor. No es descartable que ocurra.
Los adversarios del nuevo partido no tienen todavía la capacidad de cuestionar esta propuesta porque aún no terminan de cicatrizar las heridas internas por la derrota electoral, y porque ninguna institución querrá parecer insensible a este reclamo.
Desde el punto de vista social, es excelente que los burócratas perciban más, pero también que se les exija más. Es necesaria una reingeniería de talento humano, así como la certificación, servicio profesional de carrera, competencias, etc.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.