• Regístrate
Estás leyendo: El poder del cripto-gobierno
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 16:23 Hoy

Columna de María Doris Hernández Ochoa

El poder del cripto-gobierno

María Doris Hernández Ochoa

Publicidad
Publicidad

Norberto Bobbio, el gran politólogo italiano, nos ha legado sus orientaciones sobre el ser y quehacer del Estado, sobre gobierno y democracia; ha analizado cómo opera el poder y cómo visto hacia el interior, la actuación se hace invisible atentando contra el mismo Estado.

Ante sus propias concepciones de lo que debe ser la democracia, afirma alarmado que en varios países el poder invisible no sólo no se había abatido, sino que continuaba prosperando, asegurando que se ha ensanchado en todas direcciones.

El sistema de poder no es comprensible sin la disposición de reconocer que por debajo del poder visible existe un gobierno que opera en la penumbra; llamado “subgobierno”, un gobierno que actúa en la oscuridad más perfecta: Bobbio lo llama “el critpo-gobierno”.

Siempre ha existido y existirá; un poder invisible contra el Estado, que comprende a las asociaciones delictivas, la mafia, las asociaciones subversivas, los grupos conspiradores, de terroristas… en varios países existen o han existido porque no es posible prescindir de él, desafortunadamente, incluye los servicios secretos para la seguridad interna y externa del Estado, la organización del espionaje y del contra-espionaje. En los Estados Unidos existen, por ejemplo, grupos de delincuentes que hacen el trabajo sucio… actúan para “proteger sus intereses”, con el patrocinio del Washington… pero no aparecen en las nominas y los desconoce públicamente el gobierno.

En un régimen democrático es absolutamente inadmisible la existencia de un poder invisible que actúa en paralelo respecto al Estado, a la vez que en su interior y en su contra, en algunos ámbitos inclusive en competencia interna. Hace uso del secreto no precisamente para servirlo, sino que lo utiliza para incluso violar impunemente las leyes, así como para obtener favores extraordinarios e ilícitos: actos políticos sin responsabilidad; busca sustraerse, a través del secreto, de las responsabilidades civiles, penales y administrativas normales.

Cuando el gobierno actúa de manera invisible para proteger los propios intereses de grupo en el poder, va más allá de la seguridad estatal y proyecta una imagen casi fascista , desalienta la competencia política por falta de equidad operando desde la oscuridad para controlar hasta donde le es posible antes de caer en el escándalo… sus resultados electorales.

En la realidad política de algunos países, siempre ha existido “la metida de manos” en los procesos electorales, a veces sin interés de disimular, ocasionando la aparición de gobernantes “muy populares”, pero ilegítimos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.