• Regístrate
Estás leyendo: Corredor Chapultepec: el naufragio de la imposición
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 20:05 Hoy

Columna de Margarita Martínez Fisher

Corredor Chapultepec: el naufragio de la imposición

Margarita Martínez Fisher

Publicidad
Publicidad

El gobierno de la ciudad anunció la construcción de un corredor "cultural" en la avenida Chapultepec, una de las vías de mayor importancia para la zona Centro, ubicada entre las significativas colonias Roma, Condesa y Juárez, de la delegación Cuauhtémoc.

Para lograr su financiamiento, el gobierno concesionó por 40 años el uso de un espacio abierto en el camellón que actualmente utiliza la Secretaría de Seguridad Pública para construir un centro comercial. Con los recursos obtenidos a cambio de la concesión —alrededor de mil millones de pesos— se estableció ampliar las banquetas, confinar un carril para bicicletas e introducir una línea del Metrobús, estos aspectos han sido bien recibidos en general; sin embargo, lo que generó rechazo entre expertos urbanistas, arquitectos, colectivos de movilidad y ciudadanos, fue la idea de colocar una estructura elevada para los peatones.

Vale la pena reconocer que en general, la visión de mejorar la avenida ha logrado consenso; todos pensamos que es importante intervenir ese espacio tan importante y resolver su problemática. El gobierno se equivocó en la forma de plantear la solución. El diseño, los mecanismos legales y financieros para ejecutarlo han sido criticados por diversas voces autorizadas en la materia. El viernes pasado, artistas, expertos y activistas de toda la ciudad firmaron un desplegado rechazando el corredor y planteando alternativas.

Una de las primeras decisiones de peso de la Legislatura en la Asamblea del Distrito Federal fue la aprobación de un punto de acuerdo por consenso de los grupos parlamentarios para pedir al jefe de Gobierno la realización de una consulta a los vecinos directamente afectados. Este hecho refleja la nueva realidad política en la ciudad: se acabó la imposición.

El Gobierno del DF ha intentado —sin éxito por falta de quórum— convencer al Consejo Ciudadano Delegacional para que la consulta se realice en toda la demarcación se han cambiado las fechas de convocatoria en diversas ocasiones y, al día de hoy, no hay fecha oficial. Además se ha promovido un juicio de amparo colectivo por parte de comerciantes de la zona.

Las administraciones perredistas lograron imponer megaproyectos como la Supervía y el distribuidor vial en Mixcoac, hoy es evidente que no será posible avanzar sin un planteamiento serio de planeación participativa antes de concesionar espacios. No tendríamos que llegar a un extremo de consultar todo lo que hace el gobierno con un esquema "sí-no"; en realidad al gobierno lo elegimos para que ejecute decisiones, pero la falta de pericia para generar consenso ha generado que la petición de consulta se utilice como un mecanismo de defensa. Desde nuestra visión, lo que debería suceder es aplicar sondeos, talleres participativos y concursos públicos para el diseño de proyectos antes de concesionar los espacios.

El proyecto logró una acción colectiva para defender derechos ciudadanos frente a la imposición. El GDF se equivoca al intentar imponer proyectos que privatizan el uso del espacio público sin consultar. Parece que el barco empieza a hundirse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.