• Regístrate
Estás leyendo: Homo news: el espectador
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 12:52 Hoy

La Cueva de la Hidra

Homo news: el espectador

Margarita Jiménez Urraca

Publicidad
Publicidad

Atónitos, incrédulos, asombrados, los consumidores de noticias asisten cada día más a un mundo confuso, con no pocas adversidades, hechos insólitos, desastres naturales, violencia, desorden, corrupción, caída de políticos, muertes, asesinatos, horrores y amenazas de sujetos obsecados que ponen en riesgo a las naciones y a la especie, en una de por sí difícil circunstancia. Los espectadores constatan que el juicio previo que se han formado del mundo actual, es cierto, que ocurre en San Juan Chamula, en Ayotzinapa, en San Fernando, en Nochixtlán, o en las carreteras del país, lo mismo que en Alemania, Francia, Inglaterra o los Estados Unidos, doblados por los actos de terrorismo.

Por radio, televisión, redes sociales o la prensa escrita se da cuenta de la locura del hombre en el diario acontecer del mundo global, y del peso indomable de la naturaleza. Los medios difunden e infunden en los espectadores, preocupación, temor, enojo, hartazgo o, muchas veces, indiferencia, buscan notas más fuertes, degradantes o esperanzadoras, en el mejor de los casos. Se trata del Homo News, al que pocas cosas asombran ya, y que cada día requiere de más para dejar satisfechas sus "necesidades informativas". Las muchas noticias que difunden información de todo tipo para un mercado fragmentado en el que los profesionales del oficio se mantienen con dificultad frente a una competencia descarnada que al espectador atrae, tienen que recurrir al grito y la "venta de la noticia". Hay excepciones y lectores selectivos, así como muchos que consumen lo que caiga en sus manos o en su compu, y de ahí la confusión de contenidos para el análisis, la opinión y los juicios de quienes los reciben.

El Homo News está enterado de todo, informado de todo. Eso cree. Muchas voces e imágenes que acceden a redes sociales afirman sin comprobar, se viraliza el rumor, dura poco, se distorsiona la noticia y los espectadores quedan inermes con su rabia que crece detonando afirmaciones arteras totalmente distorsionadas sobre los acontecimientos. El Homo News padece una enfermedad: la saturación informativa.

Leer todos los periódicos y revistas posibles o escuchar y ver noticieros, seguir las redes acaba por aturdir e impedir la concentración: duele la cabeza, el cuello, el alma. El Homo News conoce todas las apps pero se ha perdido a sí mismo. Está tan cerca y tan lejos del mundo, que sólo lo ven y lo tocan a través del fenómeno global informativo de los botones de su computadora o del touch de su pantalla. Tocar la piel, no que va.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.