• Regístrate
Estás leyendo: Guadalupe: institución confiable
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 07:12 Hoy

La Cueva de la Hidra

Guadalupe: institución confiable

Margarita Jiménez Urraca

Publicidad
Publicidad

Perdida la confianza en las instituciones, en medio de una situación económica difícil y de expresiones violentas diversas, los mexicanos vuelven los ojos a la Virgen de Guadalupe, institución intacta de los fieles. Pareciera ser que esta imagen de la fé, y las madres de familia de nuestro país son las únicas que aún concitan confianza. En ellas, los afligidos, buscan cobijo y soluciones mágicas a su agenda de preocupaciones, así lo demuestran los más de siete millones de peregrinos que llegaron a la Basílica el día 12. Ícono de la mexicanidad, identidad y estandarte de lucha libertaria, es hoy, más que nunca, esperanza. Las oraciones, mandas, rosarios, sacrificios ofrecidos por los fieles a la Virgen buscan resolver lo que en el día a día no camina. Ella, dicen, los consuela en los momentos de adversidad y, en los hogares, las madres lo hacen con sus soluciones prácticas de lucha cotidiana que van mostrando su camino para enfrentar los desafíos que se viven hoy.

Una encuesta publicada por el Gabinete de Comunicación Estratégica da cuenta que el 85 por ciento de quienes viven en el país se consideran religiosos y, de ellos, el 69 devotos de la Virgen de Guadalupe; asimismo, el 21.8 por ciento considera el 12 de diciembre como fiesta nacional, lo cierto es que México es Guadalupano y con esta inspiración, las Lupitas, las Marías y muchas madres más, enfrentan la adversidad como sólo ellas saben hacerlo: con coraje, imaginación y tenacidad.

Recientemente tuve la oportunidad de conocer a mujeres guerrerenses, dos de ellas de Iguala y otra de la Costa Chica, que confirman que éste es su tiempo. Su participación en la vida pública de su región pudiera contribuir a reconstruir el tejido social, a rescatar a los hijos de las diversas formas de violencia, a organizarse e impedir que la confusión, el desorden y el crimen se sigan apoderando de sus comunidades. A una de ellas le habían secuestrado y matado un hijo, la otra vivió para contarlo; a pesar de ello están dispuestas a actuar en política, a fin de cuidar de sus familias y proteger y servir a sus vecinos. Mujeres valientes que siendo madres son salvaguarda de los principios y valores cuya pérdida ha contribuido a la situación que se vive. Trabajan y se preparan a fin de ofrecer una manera diferente de hacer las cosas, ahora que ha iniciado el proceso electoral y que la paridad de género llegó para quedarse. Sólo ellas pudieran recuperar la confianza perdida por la ciudadanía en las instituciones y en la política.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.