• Regístrate
Estás leyendo: La consulta de López Obrador…
Comparte esta noticia

Columna de Marcos Antonio Santoyo Bernal

La consulta de López Obrador…

Marcos Antonio Santoyo Bernal

Publicidad
Publicidad

El artículo 35 en su fracción VIII de la Constitución Política Federal vigente, establece los requisitos para poder llevar a cabo una consulta popular en México; estos van desde quien debe de convocar (Congreso de la Unión), quien debe de avalarla (SCJN), quien debe de organizar dicha consulta (INE), cuando se debe de llevar a cabo (jornada electoral federal). Si esto no se cumple, entonces la consulta es anticonstitucional, y por lo tanto, violenta nuestra Carta Magna.

Esto ocurrió con la consulta organizada por Morena, pero en calidad de qué convocó a esta consulta Andrés Manuel López Obrador porque como presidente electo no tiene facultad para llevar a cabo este tipo de acciones, en todo caso estaría invadiendo funciones, porque el actual gobierno federal termina el 31 de noviembre, y fue éste quien realizó el proyecto, contrató a quienes realizan los trabajos en Texcoco, por lo tanto, le corresponde a él y solo a él decidir en este momento si continua o no dicho proyecto.

Con su declaración de que se construiría el aeropuerto en Santa Lucía, lo único que causó este personaje fue un daño a las finanzas. Además está generando incertidumbre a nivel internacional, está provocando desconfianza para la inversión privada extranjera, se está viendo como un mentiroso, por no cumplir con las promesas que les hizo a la clase empresarial. Ante esto, el panorama para nuestro país no se ve muy alentador, y los que pagaran los platos rotos serán como siempre los más necesitados, o sea, los pobres, a los que supuestamente defiende este personaje. Por otro lado, si esta decisión no funciona, seguramente le va a echar la culpa al pueblo porque fue él quien decidió que se construyera en Santa Lucía, y el señor Andrés Manuel solo acató la voluntad de su pueblo como “buen demócrata”. Desde el principio se está curando en salud, esa es una postura muy cómoda, para las decisiones difíciles las someterá a consulta, mientras que las cómodas las resolverá él. Ante este escenario, el próximo presidente de México va a tener su primera prueba difícil, la cual tendrá que resolver de una forma inteligente, así deberá de ser para no confrontar a los mexicanos y poder contar con una paz social, de no ser así, López Obrador estará lleno de conflictos los seis años que dure en el poder. Porque en su primera prueba no supo o no pudo resolver un problema que él solo propició, y todo por oportunista y terco, según él por verse muy demócrata y del lado de los “pobres”. O como diría mi abuela, los tontos con iniciativa son los más peligrosos ¿No lo creen? .

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.