• Regístrate
Estás leyendo: Se llama fascismo
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 23:33 Hoy

De monstruos y política

Se llama fascismo

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

Cuando una oligarquía como la alemana o la mexicana se apoderan del Estado para servirse de él, lo hacen por todos los medios a su alcance: el populismo, la simulación, el autoritarismo, el racismo, la demagogia, la corrupción, la discrecionalidad y el cinismo.

Las formas fascistas sustituyen el nacionalismo como resistencia cultural e identidad y lo convierten en un discurso ramplón, lleno de lugares comunes y trampas para decirle al auditorio lo que quiere escuchar, aunque entre uno y otro discursos prevalezca la contradicción.

El fascismo puede pasar del radicalismo a los llamados amorosos en torno del carismático, que por lo general se inviste como único heredero de la historia, haciendo uso y abuso de frases fuera de contexto.

Hoy la disputa polarizada y maniquea que ataca y perdona a los que se rinden, en el fondo se complementa y mutuamente se benefician. La polarización prevaleciente en el fondo es un acuerdo oligárquico funcional, mediante formas que propician la confusión deliberada; la mezcla cínica entre el populismo fascista y estatista con el neoliberalismo y le dicen a la masa en su cara que seguirá el dominio del Estado autoritario pero filántropo, al servicio de los intereses minoritarios, para gobernarlos en el presente y en el futuro.

Gobierno y oposición unidos son la nueva forma de control social y político. Ya no se necesita reprimir desde el poder, pues hoy se cuenta con camisas pardas cibernéticos y físicos que amenazan y agreden a quién cuestione que ellos son el único camino.

Un gobierno incapaz y una oposición sectaria y fascista se convierten en uno solo y ambos vigilan que ninguna fuerza coherente y alternativa se organice.

Por ello el Estado intervenido y controlado por la oligarquía aprendió en México a jugar como gobierno y como oposición desde 2006 y a elegir como adversarios a quienes siempre derrotara por intolerantes, mediocres e incapaces.

Liberar y construir una alternativa política social a las nuevas formas de control fascista y neoliberal que exalta lo privado sobre lo público, que ofrece la inversión no como eje, sino como capital semilla convirtiendo al Estado en una ONG y a la política social en una acción de filantrópica para repartir el presupuesto estatal sin sustentabilidad y llamando júnior a quién cuestiona; anunciando en el mismo renglón que “no habrá aumento de impuestos”, como lo diría Ronald Reagan y como si el dinero mantuviera fijo su valor.

A eso, se le llama fascismo, aunque se diga izquierda.

www.marcorascon.org

@MarcoRascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.