• Regístrate
Estás leyendo: Mercados públicos: alternativa de abasto y cultura
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 00:40 Hoy

De monstruos y política

Mercados públicos: alternativa de abasto y cultura

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

Durante años se abandonó a los mercados públicos como centros económicos y comerciales para el abasto popular.

El concepto de mercado surgido de la Revolución mexicana y que hoy lleva el nombre de Abelardo Rodríguez fue pensado como centro comunitario para el sustento y el fomento de la identidad cultural. Por eso ahí se encontraba, como parte del mercado, el Teatro del Pueblo, los espacios para las artes y los murales que aún existen.

Ya en la globalización, la red de mercados públicos ha sido frenada y es insuficiente para la población actual de Ciudad de México. Los mercados han sido acosados a dos fuegos: por los grandes centros comerciales de un lado y la economía informal por el otro, aunque existe constancia de que los mercados, tianguis, ambulantes y concentraciones han convivido desde siempre, como lo muestra la historia del Parián, La Merced, Jamaica y otros.

El rescate de los mercados no solo es una necesidad, es una urgencia y debe ser la columna vertebral del abasto popular, generando ventajas al consumidor como el trato más directo con los productores, mejor calidad, cercanía, relación comunitaria y desarrollo cultural. Uno de los principales golpes a los mercados públicos fue haberlos excluido, desde el gobierno en 2000, de los programas sociales en tarjetas a tercera edad, madres solteras, discapacidad, etcétera, entregadas solo a grandes centros comerciales.

En 2016, el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, emitió la Declaratoria de Patrimonio Cultural de los 329 mercados públicos para su fortalecimiento como centros comunitarios de cultura, lo cual se acompañó de un incipiente programa de modernización aún insuficiente.

Para ello, se ha propuesto con base en la declaratoria y la modernización lo siguiente: crear por cada mercado la asociación de Amigos del Mercado, para la vinculación vecinal al mercado/ Convocar y ser parte del Carnaval de Ciudad de México mediante un concurso de carros alegóricos con temas educativos como el agua, la basura, el medio ambiente, el cuidado de los animales, etcétera/ Protección y fomento a la gastronomía mexicana a través de las cocinas en mercados.

Para su modernización: Defensa, revisión y actualización del Reglamento de Mercados/ Realización de la Primera Convención de locatarios de mercados de Ciudad de México/ Clasificación de los mercados públicos por su calidad, con un reconocimiento certificado de 1, 2, 3, 4 y hasta 5 estrellas, que garanticen cada una de ellas: limpieza, calidad de los productos, precios y política de segundo precio contra el desperdicio, precisión de básculas, accesibilidad bancaria, horarios, especialidades, atención, limpieza, seguridad, etcétera./ Ampliación de giros y servicios/ Ampliar los horarios (Art. 7 I de reglamento) mínimo a las 22 horas./ Promover el cambio energético mediante paneles solares en azoteas de mercados/ Manejo de residuos sólidos y orgánicos/ Captación de agua de lluvia para servicios mediante cisternas.

Como centros culturales: Desarrollar espacios para talleres y reuniones de la comunidad al interior de los mercados/ Desarrollar programa de conciertos, exposiciones, lecturas de poesía, cuento y talleres infantiles en el espacio asignado/ Promover el consumo sano de alimentos, inhibiendo el consumo de productos chatarra.

(Del diálogo con la Asociación de Mercados Unidos el pasado 9 de abril, donde recibí y acepté las 11 propuestas de políticas públicas presentados por la asociación)

www.marcorascon.org

@MarcoRascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.