• Regístrate
Estás leyendo: La Divina Comedia
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 18:23 Hoy

De monstruos y política

La Divina Comedia

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

Centinelas delirantes desde la atalaya del lopezobradorismo vigilan día y noche que ninguna crítica a su esperanza quede sin castigo.

Criticar los hechos públicos con opiniones públicas es para el repetitivo López Obrador un acto de obsesión. Hablar sobre su mantra de frases que condenan y purifican remite al manicomio, pues el comité de salud pública no admite insolencias y cualquier razón contra la fe es locura.

Cuestionar públicamente lo que López Obrador hace y dice es obsesión patológica. El derecho de expresión es un derecho exclusivo dado a él y sus fieles. Se tiene derecho a la palabra solo para alabarlo, pues el Santo Grial entregado (no en cáliz, sino en encuestas), dicen que su reino presidencial está cerca.

Su reino divino es tan poderoso (aunque ya dijo que ÉL “no es eterno”) que le da derecho a violar y pisotear todo, porque el fin justifica los medios y con solo llamar “coordinador de organización” a sus candidatos, basta para no cometer pecado electoral.

Sus fariseos y doctrina destruyeron todo pensamiento colectivo anterior. Invocar a la memoria va contra la fe. La ironía de los que ríen de su Divina Comedia es porque en su Infierno predomina la razón pecadora, en su Purgatorio yacen los que esperan su perdón y en el Paraíso los que serán elegidos por la encuesta misteriosa y los torcidos caminos de la fe.

Su Purgatorio es el más patético. Ahí solo se entra de rodillas; escupiendo sobre lo que han sido; implorando perdón porque fueron engañados y dudaron de Él, pero que ahora están dispuestos a pasar por las humillantes Horcas Caudinas y firmar en público su libro de los arrepentidos, por si llega una plurinominal vía la santa tómbola.

Lo peor para los arrepentidos es que el perdón no basta y que para distinguirlos como oportunistas les pondrán una jaula en la cabeza para que todos sepan lo que son y serán, en el Purgatorio; porque “es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja, que [un arrepentido perredista] entre al reino de los cielos”.

En el Infierno cada vez llegan más herejes “obsesivos”, “frustrados”, “ardidos”, “patéticos”, “envidiosos”, “difamadores”, “despechados”, “vehementes patológicos” y llenos de “fobia” con el diablo adentro.

¡Es el momento de quemar los libros! porque hoy solo existe una Biblia basada en las encuestas. Ahí estarán a la Diestra, los enviados de la “Mafia del Poder” y a su Siniestra (no a la izquierda, esa no existe en el Paraíso), los de la “Mafia del No Poder”.

Cuando alguien grita que en su Paraíso hay pecadores y pecados, la respuesta llana y directa es: Sí… pero “hay otros peores”. Amén.

www.marcorascon.org

@MarcoRascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.