• Regístrate
Estás leyendo: Independientes: hacer posible, lo imposible
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 13:13 Hoy

De monstruos y política

Independientes: hacer posible, lo imposible

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

Los legisladores que aprobaron las candidaturas independientes en 2014 no previeron el acuerdo que daría origen a la convocatoria a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México en 2016 y los requisitos que caerían en la irracionalidad para integrar los requisitos de estas candidaturas.

Nunca se pensó por los legisladores que aprobaron la reforma y convocatoria y que impuso la condición de los 40 asignados y los 60 electos, que para los candidatos independientes esto significaría:

Uno. Que el cociente natural en el caso de los candidatos independientes para distribuir el número de diputados tras la elección constitucional quedaría muy por abajo del requisito de las 74 mil firmas de ciudadanos para registrarse como tales. Es decir: que si la votación efectiva el 6 de junio llegara a 50 por ciento, el cociente natural por diputado electo sería de 61 mil votos, con lo cual el requisito para registrarse será mayor que el número de votos para ser electo diputado constituyente por la via independiente.

Dos. Que la dureza de requisitos para los independientes para recabar el apoyo ciudadano obligó a estos a optar en oposición si el apoyo sería recabando firmas y registros de manera física o electrónica, imponiendo una limitación adicional al requisito.

Tres. Que la forma "electrónica" es tan o más complicada que la física, pues cada firmante deberá crear una carpeta, bajar un formato, llenar su contenido, adjuntar una copia de su credencial de elector, hacer dos archivos y enviarlo vía correo al precandidato interesado.

Cuatro. Que existiendo la tecnología suficiente para hacer un procedimiento simple, confiable y accesible se optó por el rechazo y la sobrerregulación.

No obstante, recorrer el camino de los independientes, es más sano que la vía del conciliábulo partidario, pues la recolección de firmas no solo significa la posibilidad de un diputado con libertad de opinión, palabra y voto, sino una contribución directa a legitimar la Asamblea Constituyente y, en perspectiva, una renovación de la relación ciudadano-legislador.

La campaña de los 50 independientes para recabar 74 mil firmas cada uno (3 millones 700 mil ciudadanos, equivale a la votación efectiva que se espera el 6 de junio) es una campaña gratis al INE y la Asamblea Constituyente realizada con el esfuerzo ciudadano.

Es decir: los independientes pondrán la legitimidad y los partidos las decisiones principales, y por eso decimos que los independientes estamos haciendo posible lo imposible.


www.marcorascon.org
@MarcoRascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.