• Regístrate
Estás leyendo: Hacia la reconstrucción verdadera. No al Teletón
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 21:31 Hoy

De monstruos y política

Hacia la reconstrucción verdadera. No al Teletón

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

El pasado se hizo presente. Entre presagios de socavones, falsas alarmas que advertían con demasiada anticipación, sismos intensos pero inocuos y simulacros conmemorativos, caímos en la trampa de cuando la naturaleza nos engañó con la verdad y como latigazo se burlaba de los que habitamos la superficie del viejo lago, acompañando al terremoto, al son de la voluble alarma.

Era la conmemoración de los 32 años del sismo del 85. El emperador Moctezuma hubiese interpretado que la coincidencia de la fecha significaba el fin de una era y el inicio de una rebelión política y cultural de inimaginables dimensiones. Los de ahora no lo ven.

Entre el llamado 19/S de 2017 y el 19 de septiembre de 1985 existen diferencias sustanciales. El de hace una semana partió al decadente sistema político mexicano, que se resiste a cambiar.

El 19/S es una grieta desde Xochimilco hasta la orilla del lago en el Chiquihuite (Lindavista), el cual reventó 300 edificios a su paso, dejando al desnudo el boom inmobiliario de los últimos 17 años.

Complejo, diverso y pulverizado está el régimen de propiedad de las víctimas de este sismo 19/S y así los quiere la autoridad: negociando uno a uno por separado. El plan del gobierno no desea que se junten ni organicen. Para el gobierno, la mejor manera de aplacar la rebelión de los voluntarios y rescatistas es aislarlos de los damnificados. La propuesta no es hacer política pública, sino un Teletón para que no cambie nada importante.

Contrariamente, la sociedad debe exigir, controlar el valor del suelo, a fin de reponer los patrimonios y esto solo es posible mediante la expropiación de los terrenos de los 300 edificios colapsados y crear con ellos una nueva reserva dominada por el interés público sobre el privado, para incluir y planificar.

Ante la propuesta de gobierno, es necesaria una mesa central o programa de entidades públicas, sociales y privadas para: a) construir vivienda en co-propiedad y condominio que garantice el retorno de los damnificados b) construcción ahí mismo, de vivienda en renta y c) un impuesto especial a los espacios privados vacíos o desocupados, a fin de ampliar la oferta de inmuebles para compra y renta, evitando la especulación.

La ciudad necesita formas nuevas y flexibles de posesión, de movilidad y ampliación del espacio público comunitario. La reconstrucción deberá ser compacta, con reservas para la planeación y acompañada de altos niveles éticos para la reconstrucción de vivienda e infraestructura.

La reconstrucción no solo es material, o solo un asunto de la ciudad. Es de todo el país y aquí esta la clave de 2018.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.