• Regístrate
Estás leyendo: 2019 y el fin de PRI, PAN, PRD y Morena
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 05:11 Hoy

De monstruos y política

2019 y el fin de PRI, PAN, PRD y Morena

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

El proceso electoral de 2018 significa el final de los partidos que conocemos y que alguna vez tuvieron una significación ideológica. Si van a ganar la Presidencia, ¿por qué no se van a fusionar en un nuevo partido gobernante?

Vivimos, como antesala, la orgía del pragmatismo por el poder, donde cientos de personajes cambian de siglas y banderas, cohabitando felizmente con los que alguna vez acusaron de corruptos, mafiosos, narcos y fraudulentos. Un nuevo huevo de serpiente se esta formando.

En las próximas semanas caerán el PRI y su candidato: no en Lomas Taurinas, sino por soledad y consenso nacional.

El destrozado PRI corre en dos direcciones: una, hacia el viejo estatismo corporativo, caciquil, que vive de la nostalgia del viejo presidencialismo decadente; van ahí los que aplicaron las políticas más autoritarias contra la oposición democrática y antineoliberal. Morena, aspira ser el nuevo PRI “del pueblo” mediante la unidad de derechas e izquierdas en un solo partido. Ahí van juntos para hacer historia, desde Manuel Bartlett hasta Germán Martínez y Manuel Espino, Alfonso Romo, con Esteban Moctezuma y el PES, por citar algunos. Sin embargo, AMLO no será el torero, sino el toro.

El otro PRI, el de los poderes fácticos, los monopolios, los que han impuesto el actual modelo económico, apuntan al bloque de Ricardo Anaya, integrado por PAN, PRD y MC.

En el proceso, la vieja oposición de PAN y PRD estalla en pedazos hacia los dos bloques hegemónicos. Pero ojo: no se conoce ninguna defección en ambos hacia el PRI.

Para la elección 2018 se pronostica un esquema polarizado entre Ricardo Anaya y López Obrador. De ellos nacerá la nueva estructura política del poder, pasando del actual pluripartidismo a la concentración en un esquema bipartidista, así como de la dispersión a la concentración y un nuevo partidazo.

En 2019 estaremos viendo cómo el bloque de Anaya se unirá en un solo partido con las fuerzas del PRI más neoliberal y bajo la ideología de Carlos Salinas, los guiará con su consigna “ni neoliberalismo ni populismo”, sino “liberalismo social”. Su plataforma será la anticorrupción y la modernización bajo un esquema de partido multicolor.

Lo que hoy se conoce como Morena, será el otro partido surgido de la mezcla de los panistas más reaccionarios, dirigidos por Germán Martínez, Manuel Espino, Gabriela Cuevas y la ultraderecha evangélica, los que con Lámpara de Diógenes en mano han descubierto en AMLO “virtudes”. Un viejo PRI, un viejo PAN, ultraderecha arcaica, empresarios segundones, Biblia en mano y con un perredismo en descomposición y mediocridad intelectual, serán la base de ese nuevo partido.

En lenguaje de pescadores: mientras AMLO trae una red para peces chicos, Anaya tira la red para los peces gordos y, por ello, el PRI, despedazado, se inclinará por Anaya para conducir el modelo neoliberal.

Dos opciones y una sola derecha verdadera. ¿Cómo será un país sin la existencia de opciones alternativas a estos dos huevos de serpiente?

www.marcorascon.org

@MarcoRascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.