• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-06
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 11:13 Hoy

De monstruos y política

2017-09-06

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

Lo visto en los últimos 10 días ha sido uno de los mayores espectáculos que hoy divierten a la oligarquía en este país.

Una nueva versión del circo romano protagonizado por esclavos que se matan verbalmente, escenifican héroes ridículos, actores que son malos y luego buenos, buenos y después malos; coros contra coros en comedias que hacen llorar y hacen del teatro la farsa de gobernar.

Un festival circense en gira por las plazas, los micrófonos y las pantallas llevando las obras de Shakespeare no en su original género trágico, sino en farsa, presentando ambiciosos vulgares a manera de las hijas Goneril y Regan o a Macbeth, matando a toda la corte por llegar al poder rodeado de brujas, bufones, hijos legítimos y bastardos como Romo, Bartlett, Moctezuma o Korrodi, que como cortesanos ven al rey ciego tirado en el suelo buscando una espada, no para luchar, sino para suicidarse por su propia obra y por descubrir que las profecías del desastre y la derrota eran ciertas.

La tragedia se hace cómica cuando se repite y cuando los espectadores y los actores pelean por el escenario, mudos y serviles, pero llegan a firmar para ser sacrificados y ofrendados al dios esperado y decadente llamado Presidente. El espectáculo deja de ser diversión y aparecen las fieras que les devoran, luego de invocar con voz chillona a los antepasados invocados para que el público, desde sus sillitas rentadas, acepte y crea el monólogo del ridículo.

Festival de traiciones: Ricardo Monreal, el hijo predilecto, su Cordelia, busca un reinado a como sea, luego de haber pasado al servicio de seis partidos, siempre camaleónico, mimetizado, obediente, hasta llegar de nuevo a los brazos de su padre autoritario…

Las otras hijas de Lear que le han jurado lealtad plena desatan las pasiones en el Castillo de la Pureza. Las profecías demoscópicas son cuestionadas y una plaga de chapulines oscurece el reino. Ya nadie llora, todos ríen de la lucha entre concejos, que a coro, defienden a sus ambiciosos vulgares. Nadie puede ya con el país entero; todos quieren, pero ninguno puede.

Son historias basadas en la naturaleza humana, donde todas las víctimas son también verdugos y viceversa, que caen y se glorifican festejando sus disfraces y traiciones.

¿Qué harán con René Bejarano, aceptado y perdonado, pero sin derecho a la presencia? ¿Es bueno o es malo? ¿Se merece el destierro por haber dicho verdades y amenazar con revelar secretos? A unos se les paga enviándolos a la mesa de la servidumbre llamada PT, pues la espera y la defección tardía los envilece.

El pueblo empieza a reírse de todos ellos.

www.marcorascon.org

@MarcoRascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.