• Regístrate
Estás leyendo: “Mr. Gorbachov, tear down this wall”
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 00:24 Hoy

A la intemperie

“Mr. Gorbachov, tear down this wall”

Marco Provencio

Publicidad
Publicidad

Una de las frases más recordadas de Ronald Reagan se dio en junio de 1987 en Berlín, durante un evento frente a la puerta de Brandeburgo (y detrás de vidrios antibalas de enorme grosor): "...creemos que la libertad y la seguridad van de la mano... Sr. secretario general, si en verdad busca paz y prosperidad para la Unión Soviética y la Europa Oriental, venga a esta puerta y ábrala... Sr. Gorbachov, ¡derribe este muro!".

Eran otros tiempos. Ahora, hay quien cree que puede construir un muro de 3 mil kilómetros para separar historias, culturas, personas. Como si no hubiera escuchado a Janet Napolitano, alguna vez gobernadora de Arizona, decir "muéstreme un muro de 20 metros y le mostraré una escalera de 21". Más aún, los mexicanos deberíamos pagar por el muro, lo que ha llevado a mi Tía Cleta a formar un club de amigas para conseguir el dinero, siempre y cuando la construcción sea ahí donde en 1836 estaban delineadas las fronteras. Dice que, además, seríamos consecuentes y daríamos a los güeros tiempo suficiente para que ahuecaran el ala...

De regreso al día de hoy, cualquiera sabe que la intención de que el muro fuera pagado por nuestro país es irrealizable. Es un sueño de opio, literalmente, lo que lleva a más de uno a preguntarse si el mismo precandidato republicano no ha caído presa de la epidemia de heroína que se vive en el vecino del norte (y que explica en buena medida la crisis en Guerrero). ¿Gravar las remesas para obtener los fondos? Ilegal hoy e irrealizable mañana: así se enmendarán diversas leyes estadunidenses para obligar a identificarse a quienes desearan transferir recursos a México, éstos se triangularían vía Canadá o surgirían personeros que mediante una comisión menor al impuesto a establecerse transferirían los recursos.

Sin embargo, todo indica que nuestro provocador personaje es consciente del impacto potencial que tendría su política de chantaje, amenaza e intento de humillación de terceros. Con datos de GEA Grupo de Economistas y Asociados, los 25 mil millones de dólares en remesas recibidas el año pasado equivalen a 7 por ciento del consumo interno en el país. ¡7%! Hay zonas del país, ciertamente no las grandes ciudades, donde el consumo local producto de las remesas puede acercarse a 50%. Es irrealizable, pero sería criminal.

Por cierto, los historiadores registran una sesión entre varios miembros del gabinete de Reagan para revisar el borrador de aquel famoso discurso. Hubo una amplia discusión sobre la frase que da título a estas líneas, ya que varios creían inconveniente colocar a Gorbachov en una situación incómoda. Esa sesión fue el 18 de mayo, casi un mes antes del evento en Berlín. Eso es darle importancia al discurso presidencial. ¿Acá?

mp@proa.structura.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.