• Regístrate
Estás leyendo: La renuncia
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 14:31 Hoy

A la intemperie

La renuncia

Marco Provencio

Publicidad
Publicidad

¿Dónde inicia la libertad de decisión del funcionario público y termina su responsabilidad con el Estado y con la sociedad? O, si se prefiere, ¿dónde termina aquella e inicia ésta? En realidad, ambas opciones son indistintas en tanto que libertad y responsabilidad debieran ser permanentemente indisociables. Y sin embargo, con frecuencia decidimos no ejercer aquella por temor a tener que enfrentarnos con la responsabilidad que conlleva, o negamos ésta pensando que de esa manera desplegamos aquella.

Aún las personas más curtidas titubean o tropiezan ante disyuntivas para las que no hay alternativa fácil, solo decisiones en las que la libertad de elegir se enfrenta a la responsabilidad de cumplir. Por eso, la renuncia al cargo por parte del gobernador del Banco de México a efecto de dirigir el Banco de Pagos Internacionales genera múltiples lecturas. Estas se dan no solo en torno al futuro de los pesos y centavos y el valor adquisitivo de la moneda, sino también sobre cuestiones de otra índole, como la verdadera dimensión de la responsabilidad del individuo consigo mismo y con su sociedad.

Nadie es indispensable. Cierto. El banco central es una institución sólida que no depende de una sola persona. Cierto. Su todavía gobernador Carstens es y ha sido un funcionario público modelo desde que inició su carrera profesional en 1980. Cierto. El que sus pares, los gobernadores de los bancos centrales de Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Italia, Japón y la Unión Europea lo hayan seleccionado como gerente general del banco de bancos centrales es un honor, cierto (aunque ojalá el Banco de México hubiera dejado fuera de su extrañamente mal redactado comunicado de prensa ese tufillo tercermundista de subrayar que... "el doctor Carstens será el primer banquero central de una economía emergente que ocupe esa elevada posición...", siendo éste el clásico señalamiento que en lugar de liberarnos de nuestras cadenas mentales, las arraiga).

Pero el hecho relevante es que solo el Dr. Carstens es el responsable de cumplir con su responsabilidad, siendo que en 2015 fue ratificado por una institución del Estado mexicano para cumplir un periodo adicional de seis años al frente de otra institución del Estado mexicano. El que haya decidido adelantar su salida en medio de lo que él mismo ha señalado como "un huracán" de enorme incertidumbre para México lleva inevitablemente a lo que decía George Bernard Shaw sobre la definición de libertad. "La única y mejor definición se centra en una sola palabra: responsabilidad". Por ello, el que haya decidido aceptar un nuevo encargo en el momento de mayor amenaza a la seguridad nacional de México de las últimas décadas es una abolladura a lo que en otra circunstancia hubiera sido un acto libre y acaso responsable.

mp@proa.structura.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.