• Regístrate
Estás leyendo: Inician los balances
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 04:22 Hoy

A la intemperie

Inician los balances

Marco Provencio

Publicidad
Publicidad

Dice el acreditado periodista Ricardo Raphael que es inevitable que el sistema educativo tiemble cuando termina un ciclo político. Si de por sí esta era una costumbre en épocas del gordillismo, no podría ser menos hoy en día.

Tratándose de un sistema que opera con base en la aquiescencia y la participación de uno de los sindicatos más grandes del mundo, fuerza política por dondequiera que se le vea y hasta hace algunos años acostumbrado al privilegio y la ausencia total de rendición de cuentas, la recuperación de la rectoría de la educación por parte del Estado dejó huérfanos y desamparados por doquier. Querrán ver quién se presta para que recuperen cuando menos algo de lo perdido, aunque en realidad algunos ya tienen su mesías que asegura llevarles a la tierra prometida.

El ciclo político del gobierno del presidente Peña está por terminar. No en el sentido estricto de su mandato, pero sí en tanto a lo que le es posible concretar y no solo administrar en el tiempo que le resta. Acaso por ello es doblemente interesante que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) promueva una serie semanal de diálogos sobre los avances y desafíos de lo que en su momento fue la Reforma Educativa y hoy ya es la serie de políticas y obligaciones públicas que emanan del marco legal vigente.

Lo que fue la reforma obedeció a la crisis del sistema educativo nacional, producto de múltiples y complejas causas. Central a ellas fue la descomposición durante décadas del aparato magisterial. Grandes cambios, sin embargo, generan algunos adeptos pero sobre todo grandes resistencias, aunado al hecho, además, de que en esta materia los resultados no podrán ser nunca de corto ni siquiera de mediano plazo. A manera de comparación, ¿cuánto tiempo tomó al país recuperarse de los 12 años de políticas económicas erróneas del echeverrismo contemporáneo y del lopezportillismo desenfrenado? ¿Doce años? Algunos lo ponen más cerca de 24; por ahí nadarán los resultados tras los cambios de fondo en materia educativa.

"Cuando más hay que escuchar a un gobierno es cuando está cerca de dejar el poder", dice el mismo Ricardo Raphael. No debería ser de otra manera; atrás quedaron las épocas de promesas de campaña, o las ilusiones de los primeros meses de gobierno, en los que todo se veía como posible. Lo mismo para con la evaluación de medio término y el creer que la segunda mitad será fructífera en asegurar y consolidar los cambios implementados. Conforme se acerca la elección, todos cuestionan todo, ya sea por conveniencia o convicción. Por ello, un gobierno sensato debiera dejar atrás cualquier cosa que se acerque al triunfalismo y hacer un balance que sea verdaderamente eso, un balance que aporte y no que encubra, que muestre y no que esconda, que señale lo necesario y lo distinga de lo superfluo.

mp@proa.structura.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.