• Regístrate
Estás leyendo: ¿La economía, está muy mal?
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 23:32 Hoy

Fortuna y poder

¿La economía, está muy mal?

Marco Antonio Mares

Publicidad
Publicidad

La sociedad mexicana vive uno de los momentos de mayor crispación. En cualquier conversación individual o grupal, más temprano que tarde, la queja, la inconformidad y el malestar son el denominador común. La mayoría de las personas se ha entregado al ejercicio cotidiano del enojo contra todo y contra todos. El blanco directo siempre resulta el gobierno —así, en general— y en particular el presidente Enrique Peña Nieto.

Impera el descrédito y la desconfianza generalizada y en materia económica, los comentarios van desde el clásico: “estamos muy mal” hasta el de quienes afirman que estamos en “la peor crisis económica” que hemos vivido. Los lugares comunes son: “los precios están por las nubes; han subido las tarifas de la electricidad, del gas LP y de las gasolinas”; “la inflación está desatada”, “los salarios no alcanzan para nada”. En suma: “todo está mal”.

Y las conversaciones van desde las maldiciones contra los gobernantes corruptos hasta la incredulidad respecto de los precandidatos a la Presidencia de la República. Los informadores que difunden los datos económicos siempre somos calificados de “vendidos, chayoteros y lamesuelas”.

No hay quien pueda convencer a nadie de que las cosas no están tan mal como ellos dicen. Frente a cualquier dato, siempre hay una inconformidad o el clásico “y eso en qué me beneficia a mí”. “¿Las reformas económicas en que me benefician a mí? Las cifras oficiales para todos, siempre son falsas. La realidad es que la mayoría no tiene muy clara la información económica.

Por eso es de particular relevancia el ejercicio que hizo ayer el secretario de Hacienda, José Antonio González, junto con el vocero presidencial, Eduardo Sánchez, para dar un panorama de la economía nacional y sus perspectivas.

Hay muchos datos sobre las dificultades y la resistencia que ha mostrado la economía nacional, los beneficios de las reformas económicas y las perspectivas de crecimiento de organismos financieros y calificadoras internacionales sobre nuestro país.

La verdad es que México no está creciendo a 5 por ciento como lo prometió el entonces candidato Enrique Peña Nieto, pero también es cierto que este es el primer sexenio que, en un cuarto de siglo, no ha dejado de crecer un solo año con una tasa acumulada de 13.1 por ciento; que se han generado más de 3 millones de empleos, que se han abatido desempleo e informalidad; que la reforma energética ha atraído 160 mil millones de dólares de inversiones; que la de telecomunicaciones ha permitido la reducción en 42 por ciento de las tarifas de los servicios de telecomunicaciones; que ha aumentado el número de contribuyentes y los ingresos fiscales han permitido despetrolizar las finanzas públicas; que se ha reducido la deuda y las finanzas púbicas están sólidas y estables.

Hay muchos datos que indican que las cosas no están como todos quisiéramos, pero no están tan mal. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com
Twitter: @marco_mares

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.