• Regístrate
Estás leyendo: BMV, el relevo
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 12:50 Hoy

Fortuna y poder

BMV, el relevo

Marco Antonio Mares

Publicidad
Publicidad

Aunque será el próximo 1 de enero cuando ocurra el relevo formal en la presidencia de la Bolsa Mexicana de Valores, ayer se realizó la transición simbólica en el piso de remates.

En la comida de fin de año con columnistas y prensa extranjera, Luis Téllez Kuenzler se despidió, con un recuento muy positivo de la Bolsa Mexicana de Valores y un panorama sobre la economía mexicana muy optimista.

A los postres llegó el presidente designado de la BMV, Jaime Ruiz Sacristán, y también presidente del consejo de administración del Banco Bx+, cargo que mantendrá, pues, asegura, no hay conflicto de interés entre ambas posiciones.

Ruiz Sacristán coincide con Téllez en la perspectiva positiva respecto del comportamiento de la economía mexicana para los próximos años, en virtud de las reformas económicas aprobadas.

Fue la primera presentación formal de Ruiz Sacristán ante los medios como presidente designado.

Mañana se reúne el consejo de administración de la BMV y ahí se destapará el nombre del nuevo director general que se encargará del trabajo operativo cotidiano del mercado, en tanto que Ruiz Sacristán delineará la estrategia a seguir.

Téllez —quien venía desempeñando ambas tareas— deja la presidencia de la BMV, pero no porque quiera irse.

Se va obligado por las demandas jurídicas en su contra interpuestas por Elektra, inconforme con la decisión de la BMV de excluirla de la canasta del IPC.

Téllez perdió todas las instancias del caso y no tuvo más remedio que aceptar la recomendación de dejar el puesto, de parte de la emisora, a cambio del retiro de las demandas en su contra.

Es un tema que sigue vigente, porque con un amparo Elektra puede seguir cotizando en el IPC por un par de años más.

El presidente entrante, Jaime Ruiz Sacristán, tendrá que lidiar en algún momento con ese problema.

Tanto Téllez como Sacristán coinciden en que la confrontación entre la emisora y la BMV, y directamente con el presidente saliente, no tendrá por qué perjudicar al mercado bursátil.

Sin embargo, a pesar de tal posición políticamente correcta, lo cierto es que el golpe ya fue asestado contra la institución y los reguladores del sistema.

La tremenda fortaleza de una emisora pudo derribar la decisión colegiada del mercado, cuyo propósito final era el beneficio de los inversionistas. ¡Al tiempo!

marcomaresg@gmail.com

http://twitter.com/marco_mares

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.