• Regístrate
Estás leyendo: ¿Se acabó el odio? Llegó la hora
Comparte esta noticia

Cuestión Política

¿Se acabó el odio? Llegó la hora

Marco Antonio García Granados

Publicidad
Publicidad

No hay plazo que no se cumpla. Este domingo 1 de julio habrá nuevo presidente de México: José Antonio Meade Kuribreña, Andrés Manuel López Obrador, Jaime Rodríguez Calderón o Ricardo Anaya Cortés.
Llegó el día de la elección. La que sólo se gana con votos. No existe otro método legal para adjudicarse los comicios, aunque los demagogos siempre esgrimirán que las estadísticas influyen de forma definitiva en el ánimo de los futuros votantes y es ahí donde se deciden los triunfos o derrotas.
Según estadísticas de expertos en elecciones y de acuerdo a los resultados obtenidos en las últimas contiendas, serán alrededor de 55 millones de votantes (60 por ciento del total del padrón) los que acudirán a las más de 155 mil urnas para emitir su sufragio.
De tal forma, los comicios más esperados por la ciudadanía en los últimos 30 años, establecerán un nuevo derrotero en los anales de la historia electoral del país, debido a los vaivenes de la economía nacional e internacional y que influirán de manera definitoria en los resultados que comenzarán a fluir tras el cierre de casillas, como a las 8 de la noche.
Y no se crea que con los resultados que comience a arrojar la contienda dejarán de crisparse los nervios de los protagonistas de la histórica jornada. No. Al contrario. Según los mismos números que fluirán de forma no tan expedita como para dejar satisfechos a todos, sí serán vitales en el ánimo de los mexicanos que de verdad esperan con ansia los momios finales.
Lo que no sabemos es que, si con cualquiera que sea el resultado de la jornada electoral, acabará el odio que levantó la contienda, donde hasta los más tranquilos o quienes por años se mantuvieron agazapados, dieron de qué hablar.
Lo lamentable, lo lastimoso de las campañas electorales que concluyeron el miércoles pasado, -para fortuna de propios y extraños- es que muchos “politólogos y analistas”, con la adrenalina a todo lo que les daba, manejaron odio aparente en la mayoría de las redes sociales.
Se registraron choques y ofensas al por mayor en muchos sectores de la sociedad. Dio pena ajena observar cómo muchos incursionadores en redes sociales denostaron a quienes los contradijeron o trataron de reorientarlos a mejores puertos. Sin embargo, muchos se fueron con el amago y la mácula, la ofensa impublicable ahí se quedó.
Este domingo deberán restañarse las heridas. No tendrá que quedar ningún argumento a la imaginación.
En todo el país, en los 32 estados de la república, tendrá que demostrarse que los mexicanos somos gente coherente, donde la violencia de toda índole no es parte de nuestra idiosincrasia.
Por el bien de todos, no debe haber más tiempos para el rencor. Los mexicanos somos reflexivos y unidos ante la adversidad. Ahí está nuestra última experiencia del dicho: el 19 de septiembre de 2017. Todos a votar. ¡Viva México!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.