• Regístrate
Estás leyendo: Peña Nieto y su autoabsolución
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 15:49 Hoy

Cuestión Política

Peña Nieto y su autoabsolución

Marco Antonio García Granados

Publicidad
Publicidad

Al pedir perdón a los mexicanos de los actos de corrupción que entramaron uno de los más largos pasajes de la historia política de nuestro país, el presidente Enrique Peña Nieto sentó las bases para que la ciudadanía voltee los ojos y vuelva a creer en el sistema que lo encumbró hace apenas cuatro años y del que vive, uno de sus peores momentos de popularidad.

Aunado a ello, si es capaz de promover juicio político y penal en contra de los tres gobernadores en capilla: Roberto Borge, de Quintana Roo y los Duarte, Javier y César, de Veracruz y Chihuahua, respectivamente, para que paguen con cárcel la serie de agravios cometidos a más de 13 millones de mexicanos, entonces sí, los connacionales le rendirían pleitesía y podría mantener al PRI en el Poder federal.

De no ejecutar medidas contundentes en contra de la corrupción, Peña perderá la inmejorable oportunidad de mantener a gente del tricolor en la sucesión y con ello, la Primera Magistratura del país se volverá blanquiazul o de Morena, como aconteció en el año 2000.

Y es que han sido tantos los reveses a los mexicanos en el presente sexenio que ya nadie cree en que la situación económica cambiará para bien.

El alza a las gasolinas, a la luz, la persistente devaluación de nuestra moneda; el encarecimiento de los servicios básicos, la falta de financiamiento, etcétera, son algunos de los factores que han influido en el grueso de la población para que ésta busque nuevas alternativas y rija con equilibrio el destino de más de 120 millones de mexicanos.

Por eso, el perdón solicitado a México de parte de Peña, por la compra de la Casa Blanca y no haberle cumplido a los que menos tienen una estabilidad financiera, tendrán que ser analizados a fondo, so pena de que la intención se quede solo como un simple destello de cumplido o demagogia política.

Guillermo Molina en la picota

Juan Pablo Guillermo Molina, secretario de Finanzas del gobierno de Quintana Roo, ya es investigado por la Secretaría de Hacienda federal, luego de las denuncias que ha recibido la dependencia con respecto a la malversación de fondos públicos del aún funcionario estatal.

Igual que otros funcionarios del régimen del todavía gobernador, Roberto Borge Angulo, como Fabián Vallado Fernández, ex secretario particular de éste y hasta el 31 de marzo del presente, ex delegado de Sedesol; Eliezer Villanueva Lanz, operador financiero de Borge y protegido del ex gobernador, Félix González Canto, tienen en su haber, investigaciones de dependencias federales por el uso indiscriminado de cientos de millones de pesos en obras que nunca llegaron a sus destinatarios.

Se informó que los tres funcionarios son los más comprometidos con la justicia, toda vez que antes de que Roberto Borge emitiera su blindaje ilegal y con el nombramiento de su Fiscal General de Justicia para los próximos nueve años, gente del propio régimen hizo llegar a la Secretaría de Hacienda y Sedesol, las pruebas contundentes que servirán para enjuiciarlos y de encontrarlos culpables, sean encarcelados.

En tanto, Carlos Joaquín González, gobernador electo de Quintana Roo, se ha reunido con representantes de los sectores de la población para conformar su gabinete, al cual confluirán gente identificada con la causa y también, con un perfil idóneo que sirva para imponer acciones de realidad en los próximos seis años.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.