• Regístrate
Estás leyendo: Peña Nieto deberá cumplirle a México
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 08:13 Hoy

Cuestión Política

Peña Nieto deberá cumplirle a México

Marco Antonio García Granados

Publicidad
Publicidad

Al dar el golpe de timón que requiere el país y que deberá conducirnos a un clima de certidumbre y estabilidad política, Enrique Peña Nieto tendrá la última oportunidad de reivindicarse ante los mexicanos que han esperado una verdadera metamorfosis de la nación que deambula entre el abismo y la pérdida de la palabra empeñada cuando protestó como Jefe del Ejecutivo federal.

Si bien es cierto los cambios en el gabinete contemplan de nueva cuenta a personajes como Claudia Ruiz Massieu -ex titular de Turismo y a partir de ayer, responsable de Relaciones Exteriores- y a Rosario Robles, en Desarrollo SEDATU, Peña pretende relanzar su gobierno desde un esquema complicado por la crisis económica que parece no tener fin.

La inamovilidad que hemos enfrentado por más de 20 años por el escaso crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), se ha agudizado en el régimen peñista que no ha podido resolver con satisfacción los embates financieros.

Y es que las medidas draconianas como la Reforma Fiscal y la Energética, no han sido lo suficientemente consistentes como para imaginar que en un sexenio, México caminará por un sendero de gloria y certeza que hace muchos años no disfrutamos.

Es lastimoso que tanto viejos como nuevas generaciones, deambulemos de forma cotidiana, en ese marasmo de incertidumbre que lacera la dignidad de propios y extraños.

Nadie –nada más los ricos- puede sentirse con "la vida resuelta" por la crisis que golpea sin distinción a la clase media que tiende a la pulverización de los regímenes que no han sabido cómo enfrentar esa oleada financiera, que mantiene en jaque a cualquier economía en desarrollo o emergente, como le han llamado sigilosamente los "expertos internacionales".

Por ello, el Presidente tendrá que ejecutar a partir de la segunda mitad de su gobierno que ya inicia, acciones decididas a "enderezar el barco" que, por momentos, "hace agua" y no encuentra su derrotero para arribar a buen puerto.

Aunque tuviera que cambiar una y otra vez a sus hombres y mujeres de toda su confianza para que el país camine, el mandatario deberá demostrar que su amor por México no fue solo lema de su campaña.

Millones de mexicanos se volcaron sobre las urnas el primer domingo de julio de 2012, para demostrarle que estaban con su política. Con su creencia. Con su filosofía. Su triunfo fue contundente sobre sus entonces adversarios, Andrés Manuel López Obrador, del PRD y Josefina Vázquez Mota, del PAN, para ser considerado Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

El rumbo de la patria no puede esperar otro tiempo. Este ya se agotó y no le queda al propio Peña Nieto más que otorgarle certidumbre a los más de 115 millones de mexicanos que esperan con ansia un camino, si no de gloria, no tan escabroso, donde todos por igual podamos solventar la crisis económica que flagela con más incidencia a los que menos tienen.

Ya hemos aguantado mucho los mexicanos esas crisis financieras provocadas por los embates de los especuladores internacionales.

Llegó el tiempo del cambio, el de la estabilidad que hace ya muchos decenios no disfrutamos en esta nación, otrora ejemplo de amor y pundonor. Se ha perdido casi todo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.