• Regístrate
Estás leyendo: Generalizada la violencia en el país
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 12:20 Hoy

Cuestión Política

Generalizada la violencia en el país

Marco Antonio García Granados

Publicidad
Publicidad

La violencia que enfrentan ya muchas partes del país, lastimosamente, pareciera ser parte de nuestra idiosincrasia, debido a que nadie hace nada por impedirla. Por contenerla. Menos por erradicarla.

A través de los medios impresos y electrónicos, de las "influyentes" redes sociales, la mayoría de los más de 115 millones de mexicanos, nos enteramos a diario de lo aborrecible que es presenciar la impunidad con la que se regodean "delincuentes disfrazados de manifestantes", que lo único a lo que se dedican es a destruir el patrimonio público y privado.

Nadie los detiene, ni los inhibe para que dejen de generar violencia a la que ya nos acostumbramos a ver y dejar pasar.

A pesar de los daños que causan, del odio que generan los mozalbetes esos, todavía habemos ciudadanos que aún nos causa prurito e indignación la forma en que un puñado de gandules irrumpen en cualquier oficina de gobierno o de algunos partidos políticos, para destrozar lo que a su paso encuentran.

Por supuesto, critico también a los cobardes que se cubren la cara para cometer una y mil pillerías, sin que nadie los detenga para encarcelarlos y paguen con pena corporal y económica por sus excesos, los que denotan la frustración en la que viven porque no creo que sirvan para hacer otra labor de beneficio para la colectividad, más que el derruir hasta la propia paz social.

Lo más indignante de todo es que los cuerpos policiales no se atreven a contenerlos porque no pretenden convertirse en "recomendados" de las benditas comisiones de derechos humanos, que siguen en defensa a ultranza de los verdaderos delincuentes que azoran a la nación en su conjunto y sin embargo, los pronunciamientos de sus visitadores y "presidentes" solo sirven para permanecer en un clima de confusión y mayor violencia.

¿Hasta cuándo viviremos en esta impunidad o de plano, como suele suceder en México, nos acostumbraremos a vivir en la violencia permanente por la cobardía de la autoridad a hacer el trabajo que les corresponde hacer?

Habrá que estar al pendiente de los acontecimientos del domingo próximo donde cientos de mozalbetes, -pagados quién sabe por quién- entrarán en acción para desestabilizar la mínima paz social en la que viven algunas entidades y ciudades, muchas de ellas amenazadas por vándalos a sueldo y creadores de la nueva forma de protestar sin ser inhibidos, menos enjuiciados por las fechorías cometidas en cualquier sitial donde arrasan hasta con los techos de lámina.

Los mexicanos ya nos cansamos de que nada se resuelva en beneficio de una paz duradera, donde antes se disfrutaba sin ningún contratiempo, porque los tres niveles de gobierno se desdoblaban para entregar a todos por igual, un estado. Una ciudad o una localidad, sin mácula o indicio de descomposición.

¿Qué le pasó a nuestra queridísima patria? ¿Quién nos echó a perder?. ¿Dónde perdimos el rumbo? Donde haya sido! Ya es hora de cambiar el camino. En nosotros está la decisión de volver a ser la nación de la paz duradera. La que nos legaron nuestros padres y pareciera ser, nunca más recuperaremos. ¿Hasta cuándo lo permitiremos?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.