• Regístrate
Estás leyendo: Chenalhó, ejemplo para no seguir
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 03:53 Hoy

Cuestión Política

Chenalhó, ejemplo para no seguir

Marco Antonio García Granados

Publicidad
Publicidad

El secuestro del líder del Congreso de Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar, perpetrado el miércoles en la comunidad de Chenalhó, hizo palidecer no solo al gobernador de la entidad, Manuel Velasco, sino al presidente Enrique Peña, toda vez que la ciudadanía ya no está dispuesta a tolerar la mentira y el doble discurso utilizados por la clase política de México.

Contra todos los pronósticos, quizás sin importarles los delitos que cometen al privar de la libertad a cualquier persona, los indígenas chiapanecos demostraron una vez más que aunque los tomaran en flagrancia, no están dispuestos a que la grave problemática que enfrentan quede sin justicia.

Es cierto, es censurable el método utilizado por los pobladores de Chenalhó; sin embargo, al ser rebasadas las autoridades gubernamentales por las exigencias de la población, no les queda más que el camino de la búsqueda de la justicia, aunque ésta conlleve una implicación de delitos que trastocan a todas luces el estado de derecho.

La escena vivida el miércoles por millones de televidentes nos debe hacer reflexionar ante el clima de violencia que enfrenta gran parte de la República Mexicana y que el propio sistema niega, probablemente porque uno de los objetivos del régimen es mantener a la nación en una aparente paz social que, con sinceridad, ya no se disfruta en ningún sitio.

Urge que el gobierno mantenga el equilibrio en todos los estados del país, porque si persiste en perdonar, proteger y hacer caso omiso de los latrocinios cometidos por gobernantes y funcionarios públicos, la sociedad buscará otras formas para que los llamados servidores públicos respeten los principios elementales de nuestra Carta Magna, tan violentada por los propios representantes de la administración en sus tres niveles.

GÓNGORA ACUSADO DE PECULADO

El candidato del PRI-PVEM-Panal a la gubernatura de Quintana Roo, Mauricio Góngora Escalante, fue denunciado por peculado de más de 560 millones de pesos durante su ejercicio como presidente municipal de Solidaridad (Playa del Carmen) por Carlos Joaquín González, abanderado de la alianza PAN-PRD, quien presentó documentos y facturas que ratifican el desvío de recursos del representante tricolor.

No existe un solo abanderado que no se haya enfrascado en acciones censurables que denigran cada vez más la política mexicana, que sufre de credibilidad ante los sectores de la sociedad que ya no saben a quién encomendarse para que las nuevas generaciones cuenten con el visto bueno de todos por igual.

EDUARDO GALI CON PROBLEMAS FISCALES

El empresario Eduardo "Edy" Gali, hijo de Antonio "Tony" Gali, candidato del PAN a la gubernatura de Puebla, enfrenta graves problemas fiscales en restaurantes y bares de su propiedad.

Debido a las malas administraciones en sus negocios, Eduardo enfrenta problemas con la Secretaría de Hacienda ya que no ha hecho las aportaciones respectivas como lo establece la Ley y se sabe que la dependencia no está dispuesta ni a transar, ni a hacer vilipendiada por el magnate poblano.

Al igual que su progenitor, Eduardo persiste en hacer caso omiso a las notificaciones de la dependencia federal, porque cree que si su padre, Antonio Gali, obtiene el triunfo el próximo 5 de junio para la gubernatura de Puebla, así podrá ejercer presión con los inspectores de la propia SHCP.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.