• Regístrate
Estás leyendo: El petróleo nos causó indigestión
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 11:52 Hoy

De watts y octanos

El petróleo nos causó indigestión

Marco Adrián Hernández

Publicidad
Publicidad

El pasado martes nuestro Secretario de Energía confirmaba lo evidente: el precio del petróleo continuará bajando.Para el país, es una lástima escuchar esto pues durante décadas, se gestó en México una petro-economía y el camino hacia la diversificación de ingresos y fuentes de energía ha sido lento. En consecuencia, este panorama, además de los efectos negativos a nuestro bolsillo, podría repercutir en la reforma del sector.

Sin embargo, el titular de la Sener agregó que dicha reforma no fracasará pues es ‘amplia’, refiriéndose a que no solo se trata de exploración y producción de petróleo, sino también de electricidad y transformación de hidrocarburos.Por otro lado, observamos que diariamente empresas del sector realizan recortes para seguir siendo rentables.

Si, las mismas empresas que podrían venir a invertir. A pesar de que existe una materia prima barata, la cautela y el escepticismo dominan a los inversionistas, sin mencionar que no somos la única opción para invertir (Irán, Nigeria, Angola, EE.UU.).

Entonces, en este sombrío escenario, ¿Qué necesita el país para repuntar? En su momento se discutió, pero hoy al experimentar las consecuencias vuelve a cobrar relevancia. De nuevo, hemos dejado la mayoría de nuestras expectativas al petróleo.

Aunque se han lograron avances como la ley de energía geotérmica, dejamos en el camino regulaciones de mayor calado a favor de otras fuentes de energía que daban a la reforma verdadera amplitud.En el presente, reformar es sinónimo de innovar y quien no lo entienda de esta forma se encuentra paralizado por ideologías pasadas.

El objetivo de una reforma energética debe ser el de fomentar el uso de las mejores fuentes de energías disponibles, para así lograr un crecimiento económico, inclusión social, protección al medio ambiente y alcanzar una seguridad energética a través de la diversificación.

¿Acaso nuestra predilección por energías arcaicas es tan grande que no nos deja ver el potencial de otras energías (renovables) que existen en nuestro país? Puede parecer decepcionante como en nuestro país el 90% de la producción de energía provenga de hidrocarburos, en contraste con el 7% de energías renovables, desperdiciando el gran potencial que tenemos.

Pues he ahí los verdaderos cambios que deberíamos de buscar.


marco.hrdz@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.