• Regístrate
Estás leyendo: Perversión
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 22:15 Hoy

Torre Azul

Perversión

Marcelo Torres Cofiño

Publicidad
Publicidad

Es inaceptable la manera en que el PRI merca con la pobreza de los mexicanos. Bajo la mascarada de la Cruzada Nacional contra el Hambre, el priismo no hace otra cosa que asegurar votos comprados con dádivas que jamás sacarán a las personas de su condición de vulnerabilidad.

Esa es su perversión. Luego de tres años de farsa y, hay que decirlo, de mucha corrupción, en nuestro país hay 600 mil habitantes adicionales a los que había en 2012, que presentan inseguridad alimentaria severa, de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Hoy son casi 12 millones los mexicanos que están en esa condición de vulnerabilidad.

No se necesita ser un genio para darse cuenta de las razones por las que un programa como la Cruzada Nacional contra el Hambre, no funciona: Su objetivo no es sacar a las personas de la pobreza sino tejer redes clientelares que se traduzcan en votos cada vez que es necesario.

Sólo alguien con muy poco corazón y muy pobre calidad humana puede prestarse a participar de un mecanismo así, destinado a perpetuar la pobreza para sostenerse en el poder.

Pero no les basta con eso. Muchos de los recursos que se presupuestan a la Secretaría de Desarrollo Social – y a sus símiles en las entidades federativas – ni siquiera se convierten en dádivas porque se los apropian indebidamente quienes los manejan.

Sabemos, gracias a la labor que hace la Auditoría Superior de la Federación, que durante la gestión de Rosario Robles al frente de esa dependencia, se detectaron anomalías por al menos 845 millones de pesos, y estamos hablando sólo de una pequeña parte auditada del Ejercicio 2013.

¿Cuántas niñas, niños, mujeres y personas en la tercera edad podrían alimentarse de la manera debida con esos recursos? ¿Cuántas escuelas se podrían sostener dignamente, colocando a sus estudiantes en una mejor posibilidad para enfrentar los retos de la vida? Incluso si se sostuviera la famosa Cruzada, cuántos más podrían haber sido atendidos, porque hay que recordar que, ya de diseño, el programa sólo busca atender a 7 de los, ahora, casi 12 millones de mexicanos en pobreza extrema.

Quien gobierna para sostenerse en el poder es un perverso. Quien es capaz de robar para enriquecerse a costa de la pauperización de las mayorías es un mal ser humano y no merecería, bajo ninguna circunstancia, ser funcionario público.

Estamos – y Coahuila lo ha estado siempre – en manos de unos cuantos que le tiene muy poco amor a su país y a su gente; que no gobiernan desde el corazón sino desde su perversión.


Face: marcelotorresc y tuiter: @marcelotorresc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.