• Regístrate
Estás leyendo: La confianza ciudadana
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 01:51 Hoy

Torre Azul

La confianza ciudadana

Marcelo Torres Cofiño

Publicidad
Publicidad

El PRI se sabe perdido. El cambio en su dirigencia nacional tras la contundente derrota que le proporcionó la ciudadanía al favorecer con su confianza al PAN las pasadas elecciones del 5 de junio, es solo una muestra más de que el Revolucionario Institucional conoce su destino: su desaparición como partido hegemónico en el poder.

Hoy las encuestas colocan a Acción Nacional a la cabeza de las preferencias ciudadanas.

Sin embargo, sabemos que todavía el margen es estrecho y que hacen falta dos años para el proceso electoral que nos conduzca, si el electorado así lo decide, de regreso a la Presidencia de México.

En el trayecto hay por lo menos dos tareas por cumplir: recuperar la confianza que algunos ciudadanos perdieron, no sólo en el PAN sino en general en el sistema democrático mexicano y detener, en la medida de lo posible, el deterioro que el priismo está ocasionando al país en lo económico, lo político y lo social.

Quien gane las elecciones presidenciales del 2018, tendrá necesariamente que lidiar con el desastre que heredarán Peña y su equipo.No obstante, ambas tareas se pueden facilitar si los cinco gobernadores de extracción panista electos recientemente son capaces de demostrar con hechos que Acción Nacional es la mejor alternativa de gobierno que tiene actualmente el país.

Necesitamos dejar muy en claro que aquellos que afirman que somos iguales al PRI, se equivocan de muchas maneras.

Cierto, del PAN han emanado algunos malos gobiernos. Reconocemos que en Acción Nacional nos hemos equivocado en más de una ocasión. Pero también hemos demostrado con hechos que somos capaces de rectificar y de hacer las cosas bien. Son muchos los ciudadanos que recuerdan a panistas como sus mejores alcaldes, gobernadores y presidentes.

Y a eso le tenemos que apostar sistemáticamente: A marcar diferencias en cada espacio que nos toca ocupar.El PRI se hunde solo. Declaraciones como la de su nuevo presidente, Enrique Ochoa, en las que llama a destituir a todos los gobernadores priistas que sean corruptos, son interpretadas por la ciudadanía como una mala broma de día de los inocentes en la que nadie cae.

Encima, su ex dirigente nacional Humberto Moreira, con sus escándalos, sus acusaciones en el extranjero y sus demandas contra periodistas, ayuda activamente a cavar la tumba.

La derrota que en Coahuila les espera el 2017, no será sino el preámbulo de su final vaticinado por muchos.En tanto, el PAN debe preparase para, otra vez, reunir los pedazos del país fracturado que el PRI de Peña dejará, para hacer desde ahora el mejor papel de su historia al responder de manera positiva, a la confianza ciudadana.


@marcelotorresc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.