• Regístrate
Estás leyendo: Humberto y la defensa de su honor
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 16:22 Hoy

Torre Azul

Humberto y la defensa de su honor

Marcelo Torres Cofiño

Publicidad
Publicidad

Cada vez somos más los coahuilenses que nos preguntamos las razones por las que el ex gobernador de nuestro estado, Humberto Moreira, no acude a Texas para defender su honor. Es allá en donde se han dicho las cosas más graves en su contra; en donde se le ha acusado de lavar dinero, de recibir sobornos y de apoyar a la delincuencia organizada.

¿Por qué, si lo dicho sobre su persona en la prensa de San Antonio, por ejemplo, lo pinta como un vulgar criminal, no hace uso de su derecho para defender su imagen de manera similar a como lo hace en México, en donde por señalamientos bastante menos severos ha demandado a periodistas? ¿Cuál es la razón por la que no viaja a los Estados Unidos para encarar lo que para él son injurias y falsas acusaciones?

La respuesta parece obvia: porque de entre los múltiples señalamientos contra Humberto Moreira no se encuentra el de tonto. El ex gobernador sabe perfectamente bien que agitar las aguas allá, en Texas, lo colocaría en una situación de elevada vulnerabilidad ante autoridades que sí actúan y que sí ponen en riesgo su patrimonio y su libertad. En México, y muy especialmente en Coahuila, Humberto Moreira hace y deshace impunemente, porque tiene la certeza de que no se moverá un dedo en su contra. Pero en Texas el ex dirigente nacional del PRI no tiene poder alguno.

Es muy probable que desde las cortes texanas, continúen surgiendo todo tipo de acusaciones en contra de Humberto Moreira –y de su hermano, pues no se nos debe olvidar que ya también fue señalado– pero el ex gobernador seguirá sólo demandando a quienes en México se atrevan a pronunciar su nombre, para él impoluto. Diera la impresión de que, para Humberto, su honor se circunscribe al país, porque tampoco se movilizó para acosar a la prensa española que, en su momento, también hizo señalamientos muy delicados que, sin duda, dejan la reputación de cualquiera en entredicho.

Pero, la realidad es que el honor de Humberto Moreira únicamente existe en su imaginación. Son sus delirios de grandeza y su extrema soberbia lo que conduce a que el ex gobernador crea que tiene honorabilidad. Tras la revelación de la mega deuda y su salida vergonzosa de la dirigencia de su partido, no hay nada que pueda defender que no sea su cuestionable libertad.

Por eso no viaja a Texas, porque lo que en verdad le importa no es su honor, sino su impunidad.



Face: marcelotorresc y tuiter: @marcelotorresc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.