• Regístrate
Estás leyendo: Engañar a nuestros jóvenes
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 06:36 Hoy

Torre Azul

Engañar a nuestros jóvenes

Marcelo Torres Cofiño

Publicidad
Publicidad

En verdad entiendo que la situación que atraviesa México implica grandes dificultades para distintos sectores y que, la juventud es uno de los grupos poblacionales más afectado por la falta de oportunidades y los grandes desequilibrios que, históricamente, han caracterizado a nuestro país. Por eso me preocupa que estén siendo engañados con promesas carentes de sustento que les hacen suponer de manera equivocada que sus problemas se resolverán de la noche a la mañana sin sacrificio alguno de su parte.

Andrés Manuel conoce de la vulnerabilidad de los jóvenes y les ofrece “espejitos” para conquistarlos. El más conocido de todos es la promesa de eliminar el examen de admisión de las universidades públicas, bajo el argumento de que, dicho instrumento, es un mecanismo de exclusión que impide que todos tengan las mismas oportunidades de desarrollo. Se trata de una falacia mayúscula que, sin embargo, parece ser bien recibida, sobre todo, por aquellos que no han tenido la oportunidad de continuar con sus estudios.

No hay duda alguna en que la juventud mexicana merece mayores oportunidades para desplegar la totalidad de su potencial en su propio beneficio y en el de la nación, pero eliminar el examen de admisión de las universidades públicas, además de ser una afrenta contra la autonomía de las casas de estudio, no resuelve el problema de fondo y sí ocasiona otros problemas que van, desde la posibilidad de que “el azar” deje por fuera a alumnos que académicamente merecen la oportunidad de estudiar con el costo para la formación de capital humano que eso representa para México, hasta la pérdida de competitividad de las casas de estudio, algunas de ellas con prestigio mundial como la UNAM, ante la obligatoriedad de aceptar estudiantes que no tenían lo necesario para desempeñarse con éxito en estudios de alto nivel pero que la universidad tuvo que admitir por capricho presidencial.

Lo que ofrece Andrés no tiene ni pies ni cabeza; pero nada le importa con tal de satisfacer sus ansias de poder; incluso, hasta engañar a los jóvenes.


Face: marcelotorresc / Tuitter: @marcelotorresc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.