• Regístrate
Estás leyendo: El PRI y la corrupción
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 22:02 Hoy

Torre Azul

El PRI y la corrupción

Marcelo Torres Cofiño

Publicidad
Publicidad

De origen, la corrupción no tiene colores ni ideologías. Existen individuos carentes de principios en todos los partidos y, hasta donde se sabe, en todos los países. Sin embargo, por la frecuencia y la gravedad de los casos en los que se han visto envueltos los miembros del PRI, es factible afirmar que, en ese partido, la corrupción se convirtió en norma y no en excepción.

El priismo hizo de la corrupción un estilo de vida y una manera de ejercer el poder. Hoy muchos mexicanos están convencidos de que la política y el servicio público necesariamente conducen a la corrupción y eso se lo debemos al PRI. Por eso, todo intento por combatir ese gravísimo problema es interpretado por las cúpulas priistas como un ataque en su contra. Por eso, todo reclamo de los ciudadanos y sus organizaciones en contra de la corrupción es tildado por el tricolor de “partidista”.

Son los priistas mismos los que se aceptan descaradamente como defensores de la corrupción. Sus actos así lo demuestran. Todos los obstáculos que están poniendo para que funcione el Sistema Nacional Anticorrupción y los Sistemas Estatales no son sino evidencia de que, lo único que les importa es salvar “su propio pellejo” y no liberar a México del cáncer de la corrupción. Ellos mismos han convertido la lucha del resto de los mexicanos, en una batalla contra el PRI.

Desde hace unos años, los esfuerzos comunicacionales del priismo se concentran en tratar de demostrar que todos somos corruptos. Para hacerlo, mienten, calumnian y difaman, compran medios y plumas que, sin pudor alguno, arremeten contra quienes intentamos dignificar la política. Lo hacen en vano porque los mexicanos ya no se dejan engañar.

El Frente Amplio Ciudadano por México está del lado que hoy demanda la sociedad. Por fuera están Peña Nieto, los hermanos Moreira, Javier y César Duarte, Rodrigo Medina, Tomás Yarrington, Roberto Borge, Andrés Granier y tantos otros connotados priistas que han hecho que el nombre de su partido sea sinónimo perfecto de “corrupción”.


Face: marcelotorresc / Tuitter: @marcelotorresc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.