• Regístrate
Estás leyendo: Ni una menos, otra vez
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 15:30 Hoy

Cable a tierra

Ni una menos, otra vez

Marcela Moreno Casas

Publicidad
Publicidad

La conozco desde hace varios años. Fui testigo de su trayectoria como periodista, porque me tocó trabajar con ella y en algún momento, presentó su renuncia para emprender sus proyectos profesionales. Desde entonces, a la fecha Jessica Rosales ha manejado una pluma dura, pero no falta de respeto y atención a las causas feministas, porque ella misma ha luchado por sobrevivir en este mundo.

En algún momento una columna de su autoría, “Ni una menos”, publicada en El Heraldo, de Saltillo, molestó a quien se ostenta como representante del Partido Joven ante el Instituto Electoral de Coahuila, el licenciado Julio César Aldape, a propósito de un comentario misógino que éste hizo sobre el caso de Mara, aquella joven asesinada en Puebla, a bordo de un taxi.

El citado representante político, en más de una ocasión, a través de sus redes sociales emitió comentarios agresivos, dirigidos a la periodista. Las amenazas fueron subiendo de tono hasta llamar la atención de organismos internacionales y redes de mujeres en el país. Otros representantes de medios han manifestado su respaldo a Jessica y su deseo de que se investiguen las amenazas.

Jessica se ha manejado de una forma prudente ante el acoso que Aldape ha seguido en redes sociales y Aldape parece ignorar que la periodista no está sola, al emitir comentarios como “vas a ser mi juguete judicial hasta que se me antoje... mera diversión (sic)”.

Ahora la Red de Mujeres de La Laguna emitió un comunicado este lunes para demandar que se investigue este caso y con la firme intención de combatir la violencia hacia las mujeres. Todas las formas de violencia.

A décadas de una lucha contra este tipo de agresiones, la tentación por retornar al fundamentalismo está vigente, ahora se disfraza.


@marmor68

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.