• Regístrate
Estás leyendo: Carlos, Dassaev y Gerardo
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 23:40 Hoy

Cable a tierra

Carlos, Dassaev y Gerardo

Marcela Moreno Casas

Publicidad
Publicidad

Un joven músico de 18 años de edad busca una posición en una escuela polaca, otro más ya está en la orquesta escuela, un empresario de menos de 30 años da cátedra de lo que el juego es para la enseñanza ante un público compuesto por líderes políticos duranguenses. Todos son de la Comarca Lagunera, son reales y no responden a parámetros convencionales de lo que un “chavito debe ser”. Emprenden y su filosofía dista mucho de ser conformista. A Carlos Lira, ahora responsable de la marca DidactiJuegos, de Torreón, lo escuchamos en la ceremonia de inauguración de Pequelandia en el Museo Acertijo, de Gómez Palacio. Su discurso, sin acordeón de por medio, sorprendió al propio gobernador de Durango José Rosas Aispuro Torres y al resto de las autoridades presentes.

Tiene muchas ideas, buenas todas, en la cabeza y se nota que aterrizadas en el negocio familiar. Lo que agrada: su discurso fue conciso y macizo, sin lugares comunes, con metáforas hermosas, muy distinta a la aburrida (y larga perorata de la alcaldesa María Luisa González Achem). En esa calurosa mañana, el discurso de Lira, fue lo que hizo valiera la pena la asistencia al acto protocolario. En torno a los músicos, el pianista en vías de irse a Polonia, se llama Dassaev Tagle, de baja estatura, de enorme intelecto, según sus fans, y de personalidad abrumadoramente madura para sus 18 años. Para él, está claro que en Polonia, nadie le va a regalar nada y menos las oportunidades de convertirse en un consagrado. Ya toca como los ángeles, dicen otra vez sus fans (por cierto, asiduos a la Camerata de Coahuila y enamorados de la música clásica). El trompetista que ya está en la Ciudad de México y que irá a concursar a Francia, se llama Gerardo Santoyo. Tiene entre 18 y 19 años de edad. Eso de ser garbanzos de a libra, en una región donde el triunfo es un pecado, tiene su mérito. Van contra corriente, porque uno de los músicos tuvo que acudir a los mecenas laguneros. Sí los hay, por cierto, para poder estar en Polonia. Y Lira, ha tenido qué pagar su cuota de tiempo y esfuerzo para encabezar la gran empresa familiar, que no se toma a juego fácil. Es su ajedrez o Rubik. Y ahí va armando las estrategias para ganar en un mundo de adultos.

La verdad, La Laguna tiene personajes como estos, de menos de 30, que no sólo están pensando en el fin de semana para antrear. Ojalá la región pueda responderles para que sus talentos no se exporten, porque son necesarios aquí, en este desierto de propuestas inteligentes, sin tanta opinión barata sobre temas políticos y donde la descalificación es la reina.


@marmor68

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.