• Regístrate
Estás leyendo: Un lenguaje que no da calma
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 18:53 Hoy

Mercados en perspectiva

Un lenguaje que no da calma

Manuel Juan Somoza

Publicidad
Publicidad

Como lo comentaba el lunes en este espacio, la decisión de la Reserva Federal de mantener sin cambio la tasa de interés de referencia provocaría incertidumbre y, por ende, especulación; así sucedió, desde el viernes de la semana pasada lo único que hemos visto en los mercados es desorden, falta de visibilidad y, por supuesto, una volatilidad muy difícil de explicar, ya que los movimientos de los mercados son producto de sentimientos muchas veces encontrados, así como poca racionalidad ante la falta de datos objetivos.

Los miembros del consejo de la Reserva Federal son gente muy inteligente y preparada; sin embargo, son pésimos comunicadores, ya que con el afán de no querer comprometerse y mantener todas sus opciones abiertas utilizan un lenguaje muy ambiguo que no abona a dar la tranquilidad que los mercados buscan. Al final sus mensajes no ayudan a vislumbrar qué quieren hacer, cuándo y cómo lo van a realizar. Tampoco son precisos en indicar qué peso tienen las distintas variables económicas, con el fin de determinar qué tiene que suceder para que suban, o no, las tasas. Así las cosas, los inversionistas tienen una venda en los ojos y todo se convierte en una gran apuesta.

Ayer, la señora Yellen, presidenta de la Reserva Federal, en un discurso en Massachusetts dijo que la mayoría de los consejeros de la Fed —incluida ella— pensaba que la tasa subiría este año. Esta declaración me dejó perplejo, ya que no creo que en los próximos 60 días los fundamentales que la llevaron a tomar la decisión de dejar las cosas igual, vayan a cambiar radicalmente. En fin, seguiremos con la incertidumbre y la especulación; yo calculo, de hoy a la reunión de diciembre.

En otras cosas, la decisión que tomó el Banco de México el lunes, de tampoco variar su tasa de referencia, creo que fue correcta, aun cuando dejó condiciones propicias para que la especulación presionara al peso. Solo ayer vimos a nuestra moneda devaluarse, para tocar 17.30 pesos por dólar en la mañana, para concluir casi 50 centavos abajo al cierre de los mercados, en 16.82; eso se llama volatilidad extrema, producto de la especulación. Será muy interesante ver si el Banxico resiste sin subir las tasas hasta que la Fed mueva las suyas. Confío en la habilidad de nuestras autoridades monetarias para hacer lo que más convenga.


info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.