• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 08:28 Hoy

Mercados en perspectiva

Por qué mejoraron las finanzas públicas

Manuel Juan Somoza

Publicidad
Publicidad

No cabe duda que los números de las finanzas nacionales han mejorado notablemente, y aquí pretendo explicar por qué; sin embargo, la preocupación mayor está en 2018, que se presenta con mucha incertidumbre.

Las causas de las mejoras de este año, sin pretender jerarquizarlas, han sido las siguientes: en primer lugar está el gasolinazo, medida muy impopular, pero efectiva y necesaria, los ingresos para el fisco producto de este evento ayudaron a empezar a equilibrar las finanzas públicas que iban en declive desde 2016; pero a pesar de ser muy cuantiosos, no eran suficientes para lograr una mejora sustantiva.

Un segundo factor fue el dividendo que le pagó el Banco de México al gobierno federal. Banxico mantuvo, a lo largo de 2016, reservas en dólares que tenían un costo de adquisición muy inferior al precio de cierre del dólar vs. el peso, a diciembre del año pasado; la utilidad cambiaría de Banxico fue enorme y por ello un porcentaje muy importante por un monto de 321 mil millones de pesos fue el pago que el banco central le dio al gobierno federal.

Esta cantidad de dinero más el producto del gasolinazo, mejor disciplina en el gasto y la cancelación de muchos proyectos de inversión, fueron las causas que nos llevaron a tener finanzas públicas más sanas, y por primera vez en varios años, lograr un superávit primario.

El problema está en cómo vamos a resolver el tema en 2018, ya que dos importantes factores que sucedieron este año no se van a repetir; por supuesto no veo posible un impuesto adicional a la gasolina, y el Banco de México lo más probable es que no tenga este año utilidades cambiarias. Para lograr un equilibrio el año entrante se requiere de recortes más severos, mismos que no deberían de ser en el renglón de inversión, porque estaríamos comprometiendo el futuro del país.

La lógica debería ser reducir al máximo el gasto corriente y quitar la grasa que hay en el gobierno en todos los niveles, en un esfuerzo no solo federal, sino obligar a los estados a que hagan lo propio. No sé si legalmente se pueda o no, pero pensando en los estados, deberían de poder reducirse las participaciones federales a quienes no cumplan.

Por supuesto, no soy ajeno a la problemática política, que hace muy difícil los recortes de personal que es donde hay más grasa, en un año electoral.

El próximo presupuesto tendrá que ser por fuerza austero de pies a cabeza, no hay espacio para dispendios y gastos superfluos e innecesarios; como la clase política se hará de la vista gorda, la población civil tendremos que redoblar esfuerzos para señalar y tratar de disminuir la corrupción rampante en la que vivimos.

Hoy la única medicina es denunciar, denunciar y después, ¡¡volver a denunciar!!

info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.