• Regístrate
Estás leyendo: El sector externo no está contribuyendo como antes
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 08:37 Hoy

Mercados en perspectiva

El sector externo no está contribuyendo como antes

Manuel Juan Somoza

Publicidad
Publicidad

En los últimos años, uno de los motores más importantes de la economía mexicana ha sido el sector externo; a partir del TLC —firmado en diciembre de 1992 y en vigencia a partir del 1 de enero de 1994—, México se empezó a convertir en una potencia exportadora de manufacturas, y no es una exageración expresarlo así.

Este año las exportaciones mexicanas alcanzarán una cifra cercana a 400 mil millones de dólares, de las cuales 85 por ciento será de productos manufacturados. Resalta la venta de automóviles y toda la industria automotriz auxiliar; del mismo modo lo hacen los productos electrónicos, los equipos médicos y muchísimos artículos más.

México es el productor más importante del mundo de pantallas planas, y próximamente exportará tanto aviones como componentes para la industria aeronáutica; todo esto se ha logrado en solo 22 años y el futuro sigue siendo muy promisorio; por lo mismo, la importancia del sector externo es clave en el crecimiento de la economía mexicana.

A pesar de lo anterior, este año hemos visto con cierta preocupación que las exportaciones de manufacturas mexicanas han reducido en forma importante su ritmo de crecimiento; ojo, no es que no estén creciendo, solo que lo están haciendo más despacio. Esto contrasta con el hecho de que deberíamos tener una ventaja adicional, ya que somos más competitivos, al haberse devaluado nuestra moneda alrededor de 40 por ciento en los pasados dos años y nuestras ventas, por lógica, deberían ser mayores; sin embargo, existen algunas razones que explican por qué la situación que se enfrenta, y la más importante es que muchísimos productos de exportación no son artículos terminados, sino componentes de bienes que exporta la industria estadunidense, misma que a su vez sí ha visto decrecer sus ventas, al haberse encarecido el dólar ante prácticamente todas las monedas del mundo.

Este escenario, creemos, es transitorio, y de hecho esperamos que se revierta el año entrante.

Afortunadamente para México, tener una inflación —hasta ahora— muy bien controlada ha permitido que se incrementen los salarios reales y esta es la razón más importante del aumento del consumo nacional, que es lo que nos permitirá crecer este año a una tasa de 2.3 por ciento. Otro factor que benefició el consumo es la enorme entrada de remesas, que este año podrá ascender a más de 26 mil millones de dólares.

Las mejores expectativas que se tienen para la economía mexicana hacia el año entrante están basadas en una recuperación de las exportaciones y en que se mantenga el nivel de consumo interno.

info@cism.mx

@CISomozaMusi

www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.