• Regístrate
Estás leyendo: Dónde estamos con el TLC
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 11:52 Hoy

Mercados en perspectiva

Dónde estamos con el TLC

Manuel Juan Somoza

Publicidad
Publicidad

Estamos renegociando un tratado comercial que es importante para México.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) le permitió al país incrementar las exportaciones de 42 mil millones de dólares en 1993 a 330 mil millones este año; hoy México con esta cifra es una potencia exportadora a escala mundial.

En virtud de lo anterior, la importancia de la negociación. Ahora bien, si este tratado no pudiera ser renegociado y se diera por cancelado, tampoco estaríamos ante una situación catastrófica, ya que podríamos seguir creciendo bajo las normas establecidas por la Organización Mundial de Comercio. ¿Es lo mismo? Por supuesto que no, y seguramente en el corto plazo tendríamos que enfrentar situaciones incómodas de tramitología, perdiéndose mucha de la fluidez que se tiene en nuestra relación comercial con Estados Unidos y Canadá, pero no perderíamos nuestra competitividad ni esa vocación exportadora que hemos adquirido en los pasados 23 años.

Lo que hoy es difícil predecir es en dónde estamos. Si la lógica y la razón tuvieran el peso que deberían tener, la posibilidad de una buena renegociación, y aún más de una modernización, que engrandeciera el comercio actual sería lo más lógico a esperar, pero, desafortunadamente, hoy nos enfrentamos a lo que muchos denominan el factor Trump, que hace de este proceso algo totalmente impredecible.

Donald Trump nos ha demostrado en estos últimos seis meses que es una persona que lejos de buscar cómo ensanchar los lazos con sus vecinos en lo particular y con el mundo occidental en lo general, lo único que busca es tener logros de corto plazo que sean aplaudidos por sus partidarios. No es un buen presidente, no está preparado y lo que es peor, su vanidad no le permite escuchar a los que sí saben. Su agenda es lograr transformar a su país en una nación de blancos ignorantes, donde no tenga cabida nadie más.

Por todo lo anterior, desafortunadamente, es impredecible lo que al final decida sobre el TLC, pero cualquiera que sea su decisión, estará motivada no por los méritos o defectos que tenga el tratado, estará fincada en apoyar su incierto proyecto político.

Si cree que aceptar el tratado lo hará ver mejor con sus seguidores entonces lo aceptará; si estos lo rechazan es muy posible que tome el camino contrario, aunque lastime a su propia economía y a millones de sus ciudadanos.

Debemos hacer todo lo posible por sacar el tratado adelante, pero salga o no, debemos de empezar a diversificar nuestro comercio por si nos tenemos que enfrentar —en el futuro— a otro Trump.

info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.