• Regístrate
Estás leyendo: Difícil decisión
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 11:38 Hoy

Mercados en perspectiva

Difícil decisión

Manuel Juan Somoza

Publicidad
Publicidad

En mi artículo del viernes pasado, que denominé "Llegó la hora de la verdad", precisamente tocaba el tema de la necesidad de replantear la estrategia de las finanzas públicas.

El objetivo es que esta herramienta, esencial para nuestro futuro económico, nos permita validar que México cuenta con fundamentales suficientemente sólidos para sortear el temporal que viene del exterior, mismo que está representado por tres variables: la normalización de las tasas de interés en Estados Unidos, los precios del petróleo y un menor crecimiento de los países emergentes, provocado en buena medida por un incremento más moderado de la economía china.

Esas tres variables —sobre las que no tenemos manera de influir— pueden debilitar la estabilidad que nos ha costado tanto tiempo construir.

Las decisiones que tomaron anteayer el Banco de México y la Secretaría de Hacienda son muy oportunas, a la luz del entorno hostil que viene del exterior y que nos puede lastimar.

Por un lado, enfrentar la disminución de los ingresos públicos, como consecuencia del bajo precio del petróleo, con recortes al gasto, es la decisión más adecuada que se pudo tomar. Existían otras alternativas, como subir impuestos, o una peor, que hubiera sido incrementar el endeudamiento.

No cabe duda que enfrentar la situación con reducciones al gasto es lo más sano, y seguramente será valorado por los inversionistas mexicanos, al igual que por la comunidad financiera internacional.

Me gustaría oír que lo anunciado anteayer es un primer paso en el proceso de adelgazamiento del sector público, y ojalá se haga extensivo a los poderes Legislativo y Judicial, que nos cuestan muchísimo.

Por supuesto, también incorporar en este esfuerzo a los gobiernos estatales, que lo único que saben hacer, en materia de recaudación, es extender la mano para ver cuánto les da la Federación, y son incapaces de cobrar impuestos tan sencillos como el predial en sus propias entidades; o en lugar de deber el agua a la Federación, cobrársela a los que la consumen.

En resumen, los recortes anunciados vienen muy bien, aunque deberían de ser mayores, y de verdad recortar la grasa en todo el sector público, en todos los niveles de gobierno.

Respecto al incremento de medio punto en la tasa de interés de referencia del Banxico, de 3.25 a 3.75 por ciento, yo creo que hace sentido por dos razones: la primera es que al ofrecer un interés mayor, hacemos que la inversión en pesos sea más atractiva para los inversionistas nacionales y extranjeros; pero además esta alza puede reducir, al menos un poco, la utilización de nuestra moneda para hacer coberturas cambiarias, ya que con el alza de tasas, las coberturas saldrán un poco más caras.

Asimismo, hay que tomar en cuenta que el alza se da en los instrumentos de corto plazo, y por eso su impacto en la economía será muy pequeño.

Las decisiones tomadas parecen ser oportunas y correctas; habrá que ver cómo las toman los mercados.

En una primera reacción, el peso moderó su cotización respecto al dólar en más de 60 centavos; y con la desaparición de las subastas los especuladores tendrán cuidado de no excederse, ya que las intervenciones del Banxico serán sorpresivas y no
programadas.


info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.