• Regístrate
Estás leyendo: Un México dividido
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 08:04 Hoy

La Silla

Un México dividido

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

¿Estamos divididos? Sí. ¿Enemistados? Espero que no.

La elección presidencial del próximo domingo será un nuevo capítulo de la vieja división que existe en el país. Hay por lo pronto dos bandos: el integrado por los seguidores de Andrés Manuel López Obrador, y el de sus detractores, repartido entre Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez. Pareciera que la división es insalvable, pero en realidad no lo creo.

Hace doce años el ambiente preelectoral era interpretado por muchos como la antesala de un desastre, de una guerra civil terrible. Era cuando Felipe Calderón hacía frente a AMLO en las urnas, y cuando el panista llegó al poder con una diferencia de 243 mil votos, que en porcentaje resultó ser de apenas 0.62 por ciento.

Recuerdo que en 2006 había personas que se alistaban para sufrir una guerra civil. Gran parte del país veía fraude en la derrota de AMLO; y la otra respiraba porque se había impedido el triunfo de un candidato al que temían.

Fueron meses de mucha tensión, de protestas, de acciones legales por ambos bandos. Al final la vida siguió su curso y no hubo la revolución que se vaticinaba. Las afrentas se olvidaron, o simplemente se archivaron para mejor ocasión.

En 2012 Peña Nieto logró deslumbrar a la mayoría de los mexicanos, y con una votación razonablemente amplia, logró llegar a Palacio Nacional sin mayores problemas. Por supuesto que en ese año hubo división, pero el voto útil terminó por dar una ventaja indiscutible para el mexiquense.

Pero México vive hoy un nuevo capítulo de división que existe desde lo más lejano de nuestra historia, división que no ha impedido que seamos una gran nación.

Lo principal en este momento es reconocer que los 119 millones de mexicanos no somos iguales. Hay diferencias en muchas cosas, incluyendo por supuesto en materia política. Elegir un presidente, sea de una ideología o de otra, no debe generar enconos y enemistades. Quien gane lo hará por el voto popular, nos guste o no el resultado. Nuestra tarea será entonces trabajar por el bien nuestro, de nuestra familia, y de nuestro país. Y si alguien considera que el presidente y su equipo no son de su agrado, entonces tendría que trabajar políticamente (ya sea en un partido, o de manera independiente) para lograr un cambio en seis años.

En México habrá siempre división. Lo que no debemos permitir es que los rencores rompan al país.


El banquillo

Otra vez.- Donald Trump lo vuelve a hacer. Ahora ha dicho que las personas que entren ilegalmente a Estados Unidos deben ser deportadas de manera inmediata; sin juicios, sin procesos legales. Simplemente de regreso. Vendrá una semana más de discusiones sobre temas de inmigración ilegal.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.