• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué tanto es tantito?
Comparte esta noticia

La Silla

¿Qué tanto es tantito?

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

¿Qué tanto es tantito? ¿Cuánta diferencia en la votación de los candidatos presidenciales podemos esperar sin pensar en que hubo fraude? Me hago esas preguntas porque ayer hubo tremendas discusiones en redes sociales sobre quién va a ganar, y por cuánta diferencia. En un bando, el de AMLO, se maneja que la diferencia entre López Obrador y su más cercano rival debe ser de 20 o 25 puntos porcentuales mínimo. Del otro lado, aunque reconocen que no están en primer lugar, tanto en Anaya como en Meade se dice a los cuatro vientos que la diferencia con AMLO no es tanta, y que hay la certeza de dar la vuelta al resultado. Ahora bien; regreso a la pregunta: ¿Cuánta diferencia entre un candidato y otro es creíble? Yeidckol Polevnsky, presidenta nacional de Morena, lo tiene claro: los resultados deben dar a López Obrador 50 por ciento de los votos emitidos. Todo lo demás es fraude. A mi juicio la dirigente le da mucha importancia a las encuestas. No dudo que Andrés Manuel López Obrador vaya adelante en las preferencias. Y tampoco veo una enorme unión entre opositores para tumbar al puntero. Pero nadie tiene la certeza del triunfo. O al menos no para aventarse al ruedo a decir que ya desde hoy le pongan la banda presidencial a AMLO. Pero no soy ingenuo. Los

lopezobradoristas

dicen lo que dicen, sabiendo que con ello meten presión. Si ganan por mucho, dirán que ganaron pese a un intento de fraude; y si pierden (lo que es posible, aunque difícil), alegarán intereses en su contra y se negarán a reconocer el resultado de la elección. ¿Por qué esa postura de Morena? Porque como lo he sostenido desde hace muchas semanas, estoy convencido de que el resultado electoral será más cerrado de lo que muchos piensan, y ellos lo saben. Y al ocurrir eso, la lucha en los tribunales electorales será despiadada, y lo será peor en los medios de comunicación y en las calles, además de que la estrategia en redes sociales de un

Peje

imbatible y con enorme respaldo popular, quedaría dañada. Si hoy hubiera que apostar dinero para predecir al ganador, los momios pondrían a López Obrador como el favorito. Pero si hubiera que apostar a predecir la diferencia porcentual en votos, me parece que pocos se atreverían a poner su dinero en la mesa.  


El banquillo  

Dice Javier el Chicharito Hernández que debemos atrevernos “a pensar cosas chingonas”. Me sumo. Pensaré que el lunes 2 de julio los mexicanos estaremos todos de acuerdo con el resultado de las elecciones, aún cuando su favorito no hubiera ganado. Y si de paso pensamos en el quinto partido de México en Rusia 2018, comenzaremos bien el mes de julio.  


manuel.baeza@milenio.com  

twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.