• Regístrate
Estás leyendo: Que cada quien vote como quiera
Comparte esta noticia

La Silla

Que cada quien vote como quiera

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

A veces, muchas veces, las cosas que deben ser simples se complican demasiado. Y en tiempos electorales, las complicaciones son más.

La cosa, insisto, debe ser sencilla: que cada quien vote por quien quiera. Punto.

Así. Sin medias tintas, sin recovecos. Que cada quien vote por quien quiera en las próximas elecciones.

Pero luego vemos las cosas de otra manera. Nos desespera saber que el amigo, el vecino, el compañero de trabajo o el seguidor de Twitter exprese públicamente su intención de voto. Cada vez que escuchamos o leemos de alguien que asegura que marcará la boleta por el candidato al que no apoyamos, sentimos que nos están insultando, o que no están traicionando, y no nos quedamos callados.

Estoy seguro de que discutir servirá de poco para hacer de cambiar de opinión al otro. En todo caso lo que haremos será exasperarlo. Y luego vienen los descalificativos y los apodos. Y en algunos casos las agresiones.

Practiquemos el sano ejercicio de escuchar a los demás y respetar su punto de vista. Evitemos los diálogos de sordos. Mantengámonos alejados de la discordia. Seamos pacientes y empáticos.

Tengo amigos que van a votar unos por un candidato, y otros por el rival. Estoy seguro de que no perderé la amistad de ninguno de ellos si gana AMLO, Meade, Anaya o El Bronco. Tendremos que aceptar las derrotas con calma, y ser humildes en las victorias. La verdad, a los cuatro presidenciables les importamos poco. No vale la pena perder un amigo por un resultado electoral, o herir a un familiar por un voto diferente.

Retomo la idea con la que comencé este texto: que cada quién vote por quien quiera. Por fortuna vivimos en una sociedad libre donde el voto es secreto. Cada quien marcará la boleta como le plazca, y al final será presidente quien sume más votos. Así de simple. No compliquemos las cosas.

El banquillo

Alboroto.- La encuesta de preferencias electorales a la presidencia publicada ayer por reforma alborotó el gallinero. A lo largo del día en redes sociales hubo tremendo e intenso debate sobre la pertinencia o no de los resultados. No quiero sonar como aguafiestas, y no descalifico el estudio, pero en días como ayer recuerdo que cuando se da el resultado final del conteo en las urnas, todos critican las encuestas (sin importar el medio que las publica) y terminan por decir que nunca han creído en ellas.

Ya casi.- Falta un mes para la jornada electoral. Un mes que, a mi juicio, será largo de tanto escuchar a los candidatos decir toooooodo lo que harán una vez que ganen en las urnas y asuman su cargo. Un mes que, insisto, puede ser muy largo. Lo peor es que ya escuché a políticos decir que se necesita más tiempo para las campañas.

manuel.baeza@milenio.com
twitter @baezamanuel  

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.