• Regístrate
Estás leyendo: Marco Antonio: una historia increíble
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 09:43 Hoy

Marco Antonio: una historia increíble

Publicidad
Publicidad

Apareció. Y vivo, aunque lastimado. El joven Marco Antonio, de quien ahora sabemos es menor de edad, fue encontrado a 30 kilómetros del sitio donde fue detenido por policías de la Ciudad de México. El rostro del muchacho se veía golpeado, y en videos de vigilancia se le observa caminar errático, como aturdido.

La buena noticia es que el muchacho ya está en casa. La mala es que se echó a andar una maquinaria para hacer pasar a los policías implicados como personas celosamente fieles a la legalidad.

Ahora resulta que los policías detuvieron al joven porque alguien lo denunció por un presunto intento de robo, lo que motivó a los abnegados policías a actuar de inmediato, corretearlo, esposarlo y subirlo a una patrulla. Luego resultó que como el denunciante se hizo ojo de hormiga, los legales policías se sometieron al cobijo del Nuevo Sistema Penal Acusatorio y, al no haber denuncia, le quitaron las esposas y lo liberaron unos minutos después del arresto. El chavo, entonces, no tuvo mejor idea que salir a deambular por las calles por cinco días para bajarse el susto.

¡Por favor! Esa versión resulta poco creíble. Si eso hubiera ocurrido así, ni Marco Antonio hubiera desparecido por tantos días, ni los policías se hubieran quedado callados cuando las redes sociales y los medios reclamaban la aparición del estudiante.

Lo que aventuro es que la autoridad se quedó pasmada ante la posibilidad de que el joven hubiera muerto, y al encontrar que afortunadamente no ocurrió así, ahora busca desviar la atención. Primero se dijo que al menos dos de los policías involucrados estaban bajo arresto administrativo por no seguir los procedimientos, y ahora otros policías salen a defender a sus compañeros diciendo que todos actuaron bajo el estricto apego a la ley. Eso nadie lo creerá.

Repetiré algo de lo que escribí ayer: los buenos policías pagan los platos rotos de los muchos malos elementos que abusan de su poder cuando se trata de alguien indefenso.

El banquillo

Adelantado: Alguien debe regalarle un calendario 2018 al morenista Andrés Manuel López Obrador. El calendario, hay que decirlo, debe llevar marcadas con rojo el 30 de marzo y el 27 de junio. La propuesta de regalarle el calendario surge porque el político tabasqueño avecindado en la Ciudad de México parece haber perdido el sentido del tiempo y dedica sus giras a festejar su triunfo y a presentar a su gabinete... cuando aún no comienza la campaña presidencial.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.