• Regístrate
Estás leyendo: Lamento
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 19:07 Hoy

La Silla

Lamento

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

Un día despides a tu hijo, quien se va a la escuela, y ya nunca lo vuelves a ver. Es terrible la posibilidad, pero por desgracia se vuelve cada vez más común.

Puede ser que a tu hijo o hija la atropelle un camión urbano de pasajeros. Una fatalidad impresionante. Pero también puede ser que lo hayan raptado para pedir rescate aunque lo hubieran asesinado apenas minutos después del secuestro. O que un asesino serial, alguien como el Monstruo de Ecatepec, se lleva a tu familiar y lo mate de la manera más cruel posible, para luego abandonar el cuerpo...

La verdad es que me siento a pensar un poco, y encuentro que cualquier posibilidad como las señaladas líneas arriba recién ocurrieron en nuestro país. Nuestros hijos pueden salir a la calle y no regresar más no como algo realmente circunstancial. Realmente hay algo podrido en nuestro país, y no podemos solucionarlo.

El desánimo es enorme.

Como padre de familia me enfrento al temor de que algo ocurra a uno de mis vástagos.

Sonaré a viejo, pero recuerdo una Guadalajara donde podía andar a pie por cualquier zona de la ciudad sin muchos problemas. En los años 70 y 80 quien esto escribe salía a la calle sin ningún temor. En todo caso había que cuidarse de no cometer una imprudencia, pero, salvo eso, vivíamos en la calle con los vecinos y compañeros.

Hoy nuestra sociedad está tan crispada, tan molesta, tan violenta, que tratamos de encerrar a nuestros hijos en la burbuja más blindada posible. Es triste, pero los encerramos para evitar una tragedia.

Me levanto todos los días pensando en vivir en un México mejor. Me esfuerzo en educar a mis hijos para que no hereden a los suyos una sociedad tan descompuesta como la nuestra.

Rezo para que ellos puedan vivir en un México mejor y más seguro.

El banquillo

¡Firmes!.- Curioso resulta que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador convoque a 50 mil jóvenes a sumarse al Ejército, Marina y Policía Federal, cuando su discurso desde hace años es desmilitarizar la seguridad pública en el país. Dos cosas se me ocurren de botepronto: o AMLO se ha dado cuenta de que es necesario engrosar las filas de las fuerzas armadas para cubrir más territorio en tareas policiacas, o simplemente ve que con esa medida podrá ofrecer trabajo a 50 mil jóvenes y con ello presumir que hay alternativas para ocupar a la población.

O tal vez una tercera opción: que bajo la idea de convertir a las Fuerzas Armadas en un “Ejército de Paz”, AMLO aliste una rama de soldados no armados que hagan labores de educación, sanidad y apoyo social en diferentes regiones del país.

manuel.baeza@milenio.com
twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.