• Regístrate
Estás leyendo: En busca del voto útil
Comparte esta noticia

La Silla

En busca del voto útil

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

En la presente elección presidencial sabemos quién está en primer lugar de las preferencias entre los votantes. En realidad eso es algo sencillo.

Lo difícil es saber quién está en segundo lugar. Y tenemos a dos candidatos tratando de adjudicarse esa posición.

¿Por qué un aspirante a gobernar México quisiera presumir que está segundo en las preferencias? Porque de ello depende que consiga más votos en la jornada electoral del 1 de julio próximo.

Me explico:

Tanto Ricardo Anaya como José Antonio Meade saben que un gran sector del electorado ha decidido votar por el candidato mejor posicionado atrás de Andrés Manuel López Obrador. Van, en resumen, por el voto útil, aquel de todas esas señoras, profesionistas e incluso jóvenes que no desean votar por el candidato de Morena, y que piensan que deben utilizar el sufragio para impedir la llegada de AMLO a Palacio Nacional (y no menciono Los Pinos, porque el Peje ya dijo que ese sitio se convertirá en museo).

Pero insisto en que no resulta tan claro averiguar quién está en segundo lugar.

Si nos atenemos al historial de encuestas de preferencia electoral que se han publicado a lo largo de la campaña, podríamos presumir que esa posición corresponde a Ricardo Anaya. Pero la campaña de José Antonio Meade lanzó desde hace al menos dos semanas una intensa campaña para señalar que ya rebasó al candidato de PAN-PRD-MC, y que el voto útil corresponde al cuatro veces secretario de Estado.

Atraer el llamado voto útil busca en principio conseguir el apoyo necesario para rebasar a López Obrador en las urnas, aunque en semanas recientes aumentó de gran manera la certidumbre popular de que ya nadie rebasará al tabasqueño.

Por eso el interés de Anaya y Meade. Cualquiera de los dos que consiga el voto anti-Peje ayudará a su frente (o amalgama de partidos) a tener más votos y, con ello, una representación más amplia en el Congreso de la Unión.

La jugada es perder ganando. O mejor dicho, perder pero asegurando una buena cantidad de diputados y senadores capaces de frenar las iniciativas de AMLO.

De eso se trata el último jalón de las campañas de Anaya y Meade. De asegurar al menos tres años de vida política (y económica) para su causa.

El banquillo

LEA.- El expresidente Luis Echeverría Álvarez fue internado en un hospital particular ayer por un problema de neumonía. El asunto no es menor si consideramos que Echeverría tiene 96 años de edad, y que una enfermedad de ese tipo es bastante peligrosa para un hombre de la tercera edad. Polémico, aficionado a los largos discursos, Echeverría es recordado por sus políticas populares y nacionalistas, y por haber sido acusado de orquestar la matanza de Tlatelolco de 1968, y la masacre del Jueves de Corpus de 1971.

manuel.baeza@milenio.com
twitter @baezamanuel
  

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.