• Regístrate
Estás leyendo: El volcán
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 14:03 Hoy

La Silla

El volcán

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

Veo lo acontecido ayer con el Volcán de Fuego de Guatemala (con una erupción sorpresiva, una columna de ceniza de más de 6 mil metros de altura, al menos 5 muertos y cientos de desalojados), y no pudo evitar pensar en el Volcán de Colima, aquel que está en los límites de Jalisco y el estado con ese nombre.

No se trata de ser negativo, y mucho menos apocalíptico. Es simplemente que en nuestro estado hay un volcán activo que históricamente ha hecho grandes explosiones. Datos del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Conapred) señalan que en 1913 (hace 105 años) hubo una enorme explosión que lanzó cenizas a tal altura, que incluso Guadalajara tuvo registro de ellas. Esa explosión modificó la forma del volcán.

Los mismos registros publicados por Conapred indican que en 1955 una explosión lanzó cenizas que alcanzaron Atenquique (18 kilómetros de distancia); y que en 1999 otra explosión lanzó una columna a 7 mil metros de altura, y que hubo caída de ceniza a 4,5 kilómetros de distancia.

Atendiendo a los dichos por las autoridades, las poblaciones de Jalisco propensas a sufrir caída de ceniza cuando ocurra otra explosión son Ciudad Guzmán, Tamazula, Zapotiltic, Zapototlán de Vadillo, Tuxpan y Atenquique.

Quienes vivimos en Jalisco y Colima debemos tener en cuenta los riesgos a los que estamos expuestos. Pensar en el volcán simplemente como una enorme postal es arriesgarse. Tal vez el Área Metropolitana de Guadalajara está lo suficientemente lejos del coloso (131 kilómetros, aproximadamente), pero debemos tomar en cuenta planes de acción como civiles, y de apoyo para nuestros coterráneos en caso una emergencia.

Insisto en que por fortuna hay autoridades federales y estatales haciendo un monitoreo constante del Volcán de Colima, y que existen planes para atender eventuales contingencias. Pero lo importante es que sucesos como el ocurrido ayer en Guatemala nos deben hacer recordar que tenemos como vecino a un volcán activo, y que debemos estar alertas para actuar de manera rápida y correcta en caso de una explosión. Toco madera.


El banquillo

Colores.- El sábado, poco antes de las 2 de la tarde, anduve por el rumbo del Centro Magno, y me sorprendí gratamente al ver a decenas de personas que caminaban rumbo a La Minerva para participar en la Marcha del Orgullo Gay. Había hombres y mujeres de edades diferentes, pero la mayoría eran jóvenes contentos, desenfadados, con entusiasmo. Me dio gusto porque la diversidad siempre ha existido en Guadalajara, pero con la lucha de muchos años se hace cada vez más visible. Falta mucho por hacer, pero lo que vi el sábado me hace pensar que se avanza.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.