• Regístrate
Estás leyendo: Duro y directo
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 17:18 Hoy

La Silla

Duro y directo

Manuel Baeza

Publicidad
Publicidad

Fue como aquel viejo programa de televisión: duro y directo.

Me refiero al primer discurso de Enrique Alfaro como gobernador del estado, pronunciado apenas rindió protesta en el congreso local.

Hay que reconocer que no se podría esperar otra cosa. Alfaro Ramírez se ha caracterizado por ser un político frontal, y ayer no tenía por qué cambiar su estilo.

Alfaro habló para que lo escucharan todos los jaliscienses, pero tuvo destinatarios concretos.

Uno fue el ahora exgobernador Aristóteles Sandoval. El nuevo mandatario no lo mencionó por su nombre, pero Alfaro tuvo fuertes frases de crítica hacia la situación actual del estado (seguridad, pobreza, educación, transporte público...), y ofreció hacer cambios a fondo en poco tiempo.

El otro destinatario, tal vez al que se refirió de manera más directa, fue Andrés Manuel López Obrador. En este caso Enrique Alfaro fue claro: sí a la cooperación con el gobierno federal, pero no a la sumisión. Lo dijo ante las cámaras y acompañado (entre otras personas, claro) por la titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Alfaro recordó que fue compañero de lucha de AMLO, y que comparten el ideal de cambiar a fondo la estructura de gobierno; pero asestó un par de golpes verbales al nuevo presidente cuando dijo que en Jalisco sí habrá evaluación para los profesores 8entiendo que por lo menos a los del sistema estatal), y que no habrá perdón ni olvido para los criminales, aunque no precisó si los comunes, o los llamados de cuello blanco.

Allí se desmarcó Alfaro del gobierno federal. Dejó en claro (eso entendí yo) que no tiene interés en seguir instrucciones del delegado federal; que seguirá con el mando en materia de educación básica; y que irá contra funcionarios estatales de alto nivel que, como ha señalado ya de manera pública, tienen en su contra sospechas de mal uso de los recursos públicos.

Hay en las palabras de Enrique Alfaro un claro interés por mostrar que es él quien gobierna Jalisco, pero que puede trabajar en conjunto con la federación si se respetan las formas que él considera necesarias.

El mensaje está lanzado, y falta ver qué respuesta recibe. A diferencia de hace un par de días, ahora AMLO y Alfaro son gobernantes, y tienen el poder en sus manos. Ojalá logren un buen acuerdo.

twitter: @baezamanuel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.